¿Cruento camino de regreso… ?

Cosida con unos burdos pespuntes, la túnica que revestía de revuelta popular la caída del presidente egipcio Hosni Mubarak y ocultaba lo que en realidad era una asonada cainita, ha tardado apenas un año y medio en desgarrarse. Tras varios días de enconado pulso político, el Tribunal Constitucional Supremo egipcio decretó el jueves la inconstitucionalidad del proceso de elección de los diputados independientes, anuló el resultado de los últimos comicios legislativos y ordenó por ello la disolución del Parlamento y del Consejo de Shura, aunque le futuro de esta última institución es aún un misterio. Horas más tarde, Egipto retrocedió un año y medio por una senda teñida de sangre y frustración hasta situarse de nuevo en el kilómetro cero de su teatral proceso de transición. En un comunicado la Junta Militar que gobierna de facto el país desde la encubierta algarada contra las ambiciones dinásticas del depuesto tirano, anunció que retomaba el poder legislativo hasta que sea redactada la futura Carta Magna. Nike Air Max Pas Cher La jugada, que en sí misma constituye un nuevo golpe de estado contra un proceso pseudo-democrático, no ha sorprendido ni en los mentideros políticos ni en las atestadas calles de la capital, impregnadas de ira, hartazgo y creciente fatalismo. Desde el pasado mes de abril se aventuraba ya como una posibilidad cierta, pero no comenzó a concretarse hasta principios de la presente semana, después de que las fuerzas laicas boicotearan por segunda vez la composición de la Asamblea Constitutiva. new balance grigie bambino Asidos al mismo argumento que condujo al fracaso el primer intento, la mayoría de las fuerzas laicas abandonaron el hemiciclo en pleno ejercicio del sufragio después de denunciar una conspiración de los islamistas para monopolizarla. En el fondo de la polémica subyace la propia definición de islamista, en un país sin apenas recursos democráticos e inmerso en un proceso de democratización tutelado por dos fuerzas ajenas a las urnas y estrechamente vinculadas al antiguo régimen: la Junta Militar, liderada por quien fuera durante veinte años el ministro de Defensa de Mubarak, y la Judicatura, compuesta en un noventa por ciento por magistrados elegidos en los años de la dictadura. Los influyentes Hermanos Musulmanes quieren que el término se circunscriba a su formación satélite -el Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ)- y a los miembros del grupo salafista An Nur, que juntos suponen cerca del 70 por ciento del arco parlamentario. Air Max 2017 Dames groen Las movimientos laicos pretenden, por su parte, que se aplique a todas las formaciones -como el Partido Al Wasat (escisión de la Hermandad), los radicales de la Gamaa Islamiya, el conservador Partido de la Construcción y el Desarrollo e incluso los representantes de Al Azhar, y también a los diputados que entraron en la Cámara por la puerta de los independientes, como los afines al ex candidato presidencial Abdel Moneim abul Futouh, antiguo miembro de la Cofradía. La cuestión no es baladí, ya que de ella depende gran parte del futuro del país, así como el modelo de estado hacia el que finalmente derivará Egipto. Ante la posibilidad cierta de que la supremacía islamista en la Cámara sirviera para imprimir un sesgo ultraconservador y retrógrado al nuevo código, grupos liberales y laicos sopesaban ya desde hace semanas la opción de que fueran los militares quienes redactaran el nuevo texto o incluso enmendaran la Constitución de 1971, ahora abrogada. “Para muchos, la intervención de la Junta era la mejor manera de reducir el papel de los partidos islamistas en la redacción de la Carta Magna“, confirma Maria Ottaway, investigadora de la organización de estudio y análisis Carnegie Endowment For International Peace. “No importa cuantos grupos tengan que regatear. Los Hermanos Musulmanes y los salafies están decididos a influir en una constitución escrita por un órgano electo. El fracaso de la segunda asamblea bien puede servir a los intereses de algunos partidos no islamistas, aunque otros aún se oponen a una intervención de la Junta“, argumenta. Las consecuencias últimas de este órdago castrense comenzarán a dilucidarse este fin de semana. Teddy Bridgewater College Jerseys Pese a que no existen estadísticas fiables, todo apunta a que el candidato de los Hermanos Musulmanes, Muhammad Mursi, ganará con holgura la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, y hará realidad el quimérico sueño del fundador de la cofradía, Hasan al Banna. Sobre todo, después de que la decisión del constitucional haya enervado a la Hermandad, que ha visto como las fuerzas que durante años mantuvieron ilegalizado el movimiento le han robado el poder alcanzado en las urnas y ha instado por ello a la población a acudir en masa a las urnas para hacer una demostración de fuerza. Una victoria de su rival, Ahmad Shafiq, último primer ministro de la era Mubarak, abrirá, sin embargo, las puertas de lo insondable y podría asomar de nuevo a Egipto al abismo de la violencia. Escamados por una historia -la del golpe militar de 1952 contra el rey Faruk, que ahora parece repetirse-, los Hermanos Musulmanes aprovecharon la jornada de reflexión previa a la votación de este sábado para advertir que no aceptarán un posible fraude. Arrellanado en su silla habitual de una conocida cafetería del centro de El Cairo, Mahdi Hasan Shafaq, escribe en su twitter !Que os creíais ilusos, nada ha cambiado. Fjallraven Kanken Backpack Outlet Aquí nunca hubo una revolución! Son cada vez los que comparten esa sensación de engaño y de oportunidad perdida. Aquellos que se retuercen en la burla pero que vuelven a rebelarse, aunque ahora sin esa ingenuidad que les llevó a apelotonarse en la plaza de Tahrir y creer que los años de oscuridad, represión, tortura e indignidad habían fenecido como por ensalmo. La realidad, no obstante, se obstina en empujarnos a pensar que, en verdad, solo ha habido un intercambio sutil de fichas, una simple sustitución de jugadores, y que la transformación genuina ni siquiera se atisba. El poder económico, legislativo y militar sigue en manos del Ejército, todavía omnímodo. También las herramientas represoras. nike air max 1 hombre En un habilidoso acto de prestidigitación, y pocos días antes de las elecciones y de la anulación de la Asamblea, el ministerio de Interior devolvió a los militares la potestad para arrestar a civiles por delitos de derecho común. Un diestro truco dialéctico para restaurar la ley de emergencia levantada el pasado mayo, tras más de tres décadas en vigor. Junto a ellos, las elites económicas del antiguo régimen -a las que corteja Shafiq y en parte representa- permanecen inalteradas, firmes en sus puestos, desplegando todos los recursos a su alcance para defender sus privilegios. New Balance 1400 hombre Como si de una ruleta rusa de alianzas cambiantes entre el Ejercito, los poderes fácticos económicos y los islamistas se tratara. “Entiéndelo bien”, me escribe Shafaq. “El legislativo y el Ejecutivo en manos de los Hermanos Musulmanes era demasiado. nike air presto bambini Nadie se fía de ellos, ni los militares ni quienes controlan con ellos la economía. Como compañía principal para el teatro de la democracia, quedaban bien. Pero nada más allá. Goedkoop Adidas Y-3 No les dejarán que copne el poder”.

Siria: Libia en el espejo

En marzo de 2011, tras meses de infructuosa lucha, aviones de combate franceses, apoyados por el Reino Unido y Estados Unidos, bombardearon posiciones del Ejército libio cercanas a la asediada ciudad de Bengazi, capital económica del país. Bautizada como “Operación Protector Unificado”, la intervención militar liderada por la OTAN tenía un objetivo estratégico evidente: detener el avance de las tropas leales al líder libio, Muamar Gadafi, que habían logrado frenar el ímpetu de los rebeldes y comenzaban a recuperar terreno. Desde el punto de vista táctico, la meta era aún más ambiciosa y a la postre constituiría una de las claves que propició el derrocamiento del dirigente árabe contemporáneo más longevo en el poder: dividir el país y facilitar a los alzados una base segura desde la que reorganizarse y lanzar un asalto efectivo contra el régimen. Una vez conseguida, la conquista de Bengazi no solo significó un golpe de efecto moral, sino que contribuyó a que los heterogéneos grupos opositores libios arrinconaran sus diferencias, formaran un frente común y aceptaran la constitución de un Gobierno provisional que fue rápidamente reconocido por la comunidad internacional. Solo seis meses más tarde, y gracias sobretodo a la ayuda bélica de la Alianza Atlántica, los rebeldes lograron entrar en Trípoli, tomaron la capital y persiguieron al sátrapa, que finalmente fue capturado en la vecina localidad de Sirte y ajusticiado extrajudicialmente por los vencedores. Un año después, táctica y estrategia en Siria se asemejan al plan que funcionó en el estado norteafricano, aunque la peculiaridad geográfica del país, las persistentes divergencias internas de la oposición y las agrias disputas en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU impiden, de momento, que se avance con paso firme en la citada dirección. fjällräven kånken classic A simple vista, y al igual que en la batalla contra Gadafi, el alzamiento en Siria enfrenta a un régimen cainita y sanguinario que lucha por sobrevivir, y a una amalgama de grupos opositores en la que se imbrican, todavía sin mucho orden, desertores del Ejército, veteranos movimientos de oposición tanto internos -principalmente los Hermanos Musulmanes– como en el exilio, voluntarios sin adscripción fija y cientos de experimentados yihadistas llegados desde estados vecinos como Irak, Jordania, el Líbano y otras naciones musulmanas.

  • Nike Air Max 2018 Women
  • mochilas kanken no.2 Además, ocultos aún entre bambalinas, decenas de agentes de los servicios secretos de países occidentales como EEUU, Francia y el Reino Unido, y de naciones vecinas como Israel, Irán o Turquía libran un feroz combate clandestino cuyo objetivo esencial es preservar sus respectivos intereses geopolíticos. Air Max Zero Adidas Superstar Dames Únicamente la reticencia de Moscú, secundada desde Pekín y aplaudida con efusión en Teherán, a perder uno de los últimos aliados firmes que le quedan en la zona evita, hasta la fecha, que esa intervención extranjera sea pública y visible como lo fue en Libia.”Las recientes palabras del (presidente de Estados Unidos, Barak) Obama, que ha admitido operaciones encubiertas de la CIA en la zona, explican el desarrollo de los hechos en las últimas semanas“, argumenta un responsable de Seguridad árabe en el área. Nike Air Max 2017 Heren roodLa efectividad de los rebeldes ha mejorado. Sus tácticas sobre el terreno son más profesionales, más efectivas y por eso han podido avanzar tanto en Damasco como en Alepo. nike air max 2016 blauw El objetivo es el control de esta ciudad, que debilitaría al régimen y partiría el país“, detalla está fuente, que pide no ser identificada. Aparte del lastre chino y ruso, otros dos son los escollos principales que evitan que se pueda cortar el nudo gordiano del enconado conflicto sirio. El primero, la naturaleza híbrida de la propia oposición al presidente sirio, Bachar al-Asad, tan dispar como nebulosa. Compuesta tanto por activistas laicos como por apóstoles del islamismo, en 16 meses de alzamiento no ha conseguido aún aventar sus profundas diferencias ideológicas y formar un frente común de mínimos que le permita aunar fuerzas, pese a que comienzan a aflorar signos evidentes de debilidad en un régimen con síntomas de agotamiento. Solo en la última semana, los tres grupos más destacados han ofrecido sendas propuestas diferentes sobre el futuro político del combate. nike air max 2017 dames grijs El Consejo Nacional Sirio (CNS), principal plataforma opositora, integrada por kurdos, árabes, cristianos, musulmanes suníes y otras minorías, anunció días atrás que ya se han iniciado los contactos para la formación de un gobierno provisional que pilote una eventual transición. Apenas 24 horas después, el Ejercito Libre Sirio (ELS), que lucha sobre el terreno y está formado en su mayoría por desertores del Ejército y extremistas islámicos, acusó a ciertos políticos de querer aprovecharse de la sangre de los mártires y advirtió que el primer paso debe ser la formación de un Consejo Superior de Defensa, en el que compartan responsabilidad civiles y militares. Solo un día más tarde, un tercer grupo de opositores anunció su salida del CNS y la creación de una nueva entidad, con objetivos diferenciados. air max Dirigido por el juez Haizam al-Maleh, el nuevo Consejo para la Revolución Siria recrimina al CNS -dominado por los Hermanos Musulmanes- que se haya desligado de la realidad sobre el terreno para perseguir sus propias quimeras. nike air max 2017 femme noir En el fondo de la disputa se atisba la disparidad de criterio que existe sobre el papel que deben desempeñar aquellos miembros del círculo íntimo del régimen que, como el general Manaf Tlas, han decidido desertar. Algunos consideran que deben formar parte e incluso liderar el proceso de transición; otros, como el propio Al-Maleh insisten en que deben permanecer apartados y someterse al dictado de la Justicia por su su vinculación con el gobierno. Una polémica que amenaza con ahondarse a medida que se redoblen las defecciones, como la del ya ex primer ministro Riad Farid Hijab.

  • NIKE AIR ZOOM ELITE 9
  • lancel pas cher El segundo obstáculo es el creciente papel que desempeñan en la guerra elementos yihadistas, con diferencias sectarias cada vez más acusadas que parecen conducir el país hacia la inestable y sangrienta situación en la que se sumió Irak tras el derrocamiento en abril de 2003 del entonces también vilipendiado presidente Sadam Husein.

  • Air Max 2017 Donna Verdi
  • La acción de estas milicias de fanáticos, algunas de ellas vinculadas a la red terrorista internacional Al Qaida, se ha multiplicado con celeridad en los últimos meses, en los que han perpetrado decenas de atentados.

  • Air Max 90 Uomo
  • El pasado fin semana, y en nuevo paso hacia adelante, un grupo que se dice afín al ELS anunció la captura de 48 peregrinos iraníes, a algunos de los cuales acusa de ser agentes clandestinos de la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite y bastión ideológico de las Fuerzas de Seguridad iraníes. Herschel Walker UGA Jersey Una acción que ha obligado a Teherán a colocarse en la vanguardia del conflicto y exigir al resto de actores implicados ´principalmente Turquía y Qatar- que asuman sus responsabilidades. Murad Batal al-Shistani, experto en grupos yihadistas de la BBC británica advertía días atrás que los ataques de organizaciones locales como Jabhat al-Nusra y de extranjeras como Fatah al-Islam (con base en el Líbano) se han disparado en el primer semestre del año y apuntaba hacia Irak y el propio Líbano como punto de partida de los fanáticos. “Los yihadistas, aquellos que pretenden imponer un estado islámico por la vía de violencia, han comenzado a ser perceptibles en el campo de batalla, al tiempo que Siria crece como tema de debate recurrente en los foros extremistas”, escribía. Adidas Goedkoop “Las investigaciones apuntan que son muy activos en entornos urbanos: el 54 por ciento de los ataques los han realizado en Damasco y el 20 por ciento en Alepo”, explicaba. Adidas NMD Dames beige Tennis Nike France Este incremento de la actividad no solo preocupa a Occidente -espantado por la posibilidad de matanzas étnicas indiscriminadas-, sino a los propios sirios, molestos ya con algunas de las actitudes intransigentes y arrogantes de esas milicias; y sobre todo al propio ELS, gran parte del cual que trata de desmarcarse de sus tesis y acciones. “La ideología yihadista contradice aquello por lo que lucha el ELS“, declaró a la cadena británica el coronel Ahmad Fahd al-Nimah, miembro de la fuerza rebelde. “Son una amenaza real para cuando caiga el régimen“, advirtió. Pocos creen que eso pueda ocurrir a corto plazo si los rebeldes no conquistan antes una base importante, como la sitiada y castigada Alepo.

    Obama-Romney: Irán mira con ansiedad hacia norteamerica

    Existen pocos países del mundo en los que la campaña electoral estadounidense y los debates entre los aspirantes a la Casa Blanca conciten tanta expectación como en Irán. Matt Holliday Authentic Jersey Pese a la temprana hora en que estos tienen lugar -en torno a las 5:30 de la mañana hora de Teherán- seguidores y opositores del régimen prenden los satélites (teóricamente prohibidos en el país) o se conectan a internet (filtrada por el gobierno) en busca de indicios que confirmen sus dispares anhelos. Los primeros, pendientes de aquellas palabras que les permitan apuntalar la idea, ahora en desuso entre muchos jóvenes, de que Estados Unidos es el númen de la corrupción en la tierra, como hace más de cuatro décadas consignó por escrito Jalal-e Ahmad, uno de los ideólogos de la República Islámica. Chaussures Nike Pas Cher Los segundos con la esperanza de que el futuro inquilino de la Casa Blanca supere el muro de la retórica, dé un paso al frente y se comprometa a fondo con la destrucción de un régimen opresor y aranero. Las duras condiciones económicas que soportan los iraníes sumadas a la incertidumbre política que recorre el país ante el fin, en marzo, del mandato del polémico Mahmud Ahmadineyad y a los rumores sobre la enésima posibilidad de que Washington y Teherán se embarquen en negociaciones bilaterales abiertas (las clandestinas se han repetido durante la última década) han multiplicado esa habitual fascinación por la política norteamericana que tienen los iraníes y agitado ciertas ansiedades. La idea generalizada es que la reelección del presidente Barack Obama vigorizaría la actual política de sanciones, diseñada para derrocar el régimen a través de la destrucción efectiva de su economía, mientras que una victoria de Mitt Romney aumentaría las posibilidades de una operación bélica que con el líder demócrata en el Despacho Oval muy pocos en Irán ven probable. soldes adidas pas cher Una opción, esta última, que paradójicamente parecen ansiar algunos de los sectores más ultraconservadores del Gobierno, convencidos de que su efectividad sería limitada y asumible, al tiempo que generaría la atmósfera propicia para segar los brotes aún vivos de oposición, relanzar la tradicional propaganda de hostilidad hacia Occidente y recuperar la faz amarga, represiva y antiimperialista que caracterizaron los primeros quince años de República Islámica. nike scarpe italia “El ataque sería un desastre, sobre todo para quienes ansiamos la caída del régimen. nike tn noir femme Lo reforzaría y haría que este infierno en el que vivimos fuera aún más insoportable. Esperemos que Romney no gane”, explica Houman, un joven líder estudiantil con el que coincidí durante mis años de estancia en Irán. El temor a la victoria del gobernador por Massachusetts es lícito si se atiende a las opiniones de aquellos que ahora forman parte de su equipo asesor para asuntos internacionales y seguridad nacional, aunque habría que esperar a ver quienes serían sus elegidos si finalmente llegara a ocupar el sillón presidencial. Hace apenas un año, el líder republicano divulgó una lista de 24 nombres, en la que dos terceras partes habían servido bajo la administración del último presidente norteamericano, George W. nike tn rouge Bush. Entre ellos, algunos de los que, como Paula Droviansky, promovieron la intervención militar en Irak y destacados miembros del lobby judío cercanos a la posición beligerante hacia Irán que defiende una parte del actual gobierno israelí, con el primer ministro Benjamin Netanyahu a la cabeza. New Balance 530 męskie Todos ellos han criticado con dureza la actual estrategia demócrata hacia Teherán y defendido la intervención militar como la mejor alternativa para frenar el controvertido programa nuclear iraní. adidas tubular hombre Durante la última visita de Romney a Israel, uno de ellos, Daniel Senor, llegó a afirmar que el candidato republicano “respetaría la decisión israelí de atacar Irán”, declaraciones que desataron una enorme polémica y que hubo después precisar. nike air max chaussure Otros, como John Bolton, antiguo subsecretario de Estado bajo la administración Bush, carecen de remilgos a la hora de señalar públicamente que la República Islámica debe ser bombardeada. Los recientes rumores de que la actual administración estaría buscando abrir una vía de diálogo con Teherán, como ya hizo Bill Clinton en la década de los noventa, han agitado aún más las aguas. new balance store buenos aires Aunque parecen formar parte de una táctica de campaña para desprestigiar al contrincante y arañar votos de indecisos conservadores, contienen una lógica aplastante que los hace plausibles. UA Clutchfit Drive II Nike Dames La necesidad no reside, sin embargo, en la citada polémica nuclear -aunque formaría parte de su eje-, sino en una cuestión que parece preocupar ahora más al Pentágono: la retirada de Afganistán prevista para 2014.

  • Julio Jones Alabama Jersey
  • bestellen nike air max 2016 Irán comparte con su vecino una de las fronteras más conflictivas del mundo, puerto de salida de la mayoría de la droga que se produce en los campos de amapola afganos y lugar de tránsito clandestino para traficantes de armas y personas. Además, en la República Islámica viven más de tres millones de afganos, más de la mitad de los cuales se hallan en situación irregular y cuya eventual expulsión generaría grandes problemas. La amplia presencia de agentes secretos iraníes infiltrados en Afganistán, donde han establecido relaciones con grupos armados, tanto Taliban como radicales islámicos vinculados a Al Qaeda, se perfilan como otro posible factores de inestabilidad presente y futura. Todos ellos unidos han forjado la impresión, entre los propios oficiales norteamericanos, de que se necesita un acercamiento al enemigo iraní si se quiere garantizar una salida amable de Kabul y una transición suave en país centroasiático. No sería extraño.

  • Nike Free 5.0 Men
  • Asics Kinsei 5 męskie El entendimiento estratégico ya se produjo en 2001, tras los cruentos atentados del 11-S en Washington y Nueva York y la subsiguiente operación bélica en Afganistán. mochilas kanken baratas Paradójicamente, se entabló con una administración republicana.