La batalla olvidada que afectará el futuro de Europa

En junio de 2015, la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico difundió un comunicado en las redes sociales en el que confirmaba que se había hecho con el control absoluto de la ciudad costera de Sirte, cuna del derrocado dictador Muamar al Gadafi y puerto mediterráneo en el que éste fue linchado hasta la muerte en el otoño de 2011. Tras meses de esporádicos e intensos combates con fuerzas islamistas afines al entonces gobierno en Trípoli -considerado rebelde por la comunidad internacional-, un comando de los fanáticos logró derrotar a la fuerza de elite “Falange 166” e izar el pendón negro sobre la central eléctrica que controlaba el suministro en la zona centro-oeste del país. new balance rose Los yihadistas ya habían aprovechado, asimismo, la guerra de desgaste que los regímenes rivales de Trípoli y Tobruk libraban en Bengazi -segunda urbe en importancia del país- para tender una línea de suministro desde su baluarte en Derna -ciudad cercana a la frontera de Egipto-, y para abrir una ruta hasta la población de Al Uashka, a las puertas de Misrata, a escasos 250 kilómetros de la capital. cheap albion silver En apenas seis meses, y con relativa facilidad, los fanáticos habían logrado salir del desierto, avanzar por la costa y conseguir su mayor éxito: la conquista de un bastión en la cuenca del Mediterráneo, frente a las playas del sur de Italia.

Un año después, milicias afines al denominado gobierno de unidad libio -formado en febrero de este año por un Consejo Presidencial designado por la ONU-, fuerzas leales al Parlamento en Tobruk -que hasta la fecha se ha negado a reconocer a la nueva autoridad en la capital- y diferentes señores de la guerra se preparan por separado para intentar liberar Sirte, una batalla crucial para el futuro de Libia -y por extensión para la estabilidad del sur de Europa- que al igual que la ocupación yihadista de la ciudad apenas genera el interés de los grandes medios. soldes nike air max pas cher Nike Air Max 2017 Heren Uno de los primeros en sumarse a la ofensiva ha sido el controvertido general Jalifa Hafter, un ex miembro de la cúpula golpista que aupó al poder a Al Gadafi en 1969, reclutado años después por la CIA para derrocar al sátrapa, y devenido ahora en el mayor obstáculo para la reconciliación en el país. albion gold Jefe del Ejército libio asociado a Tobruk, el general, de 73 años, ordenó hace una semana a sus hombres tomar posiciones en áreas del este vecinas a la localidad de Ben Yawad y a la carretera que conduce al este, donde cerca de dos centenares de familias que tratan de huir de Sirte son rehenes de los yihadistas. nike air max 2015 czarne Ese frente oriental lo completan la fuerza de elite “Saika”, que también combate junto a Hafter en la batalla de Bengazi, y las llamadas “Fuerzas de Autodefensa de Cirenaica”, que defienden las instalaciones petroleras libias bajo el mando de Ibrahim Jadhran, enemigo del ladino militar. Womens Air Jordan 12 asics iii damskie buy albion gold Según el diario local Libya Herald, el señor de la guerra y el líder de “Saika”, Wanis Bukhmada, llegaron la semana pasada a un acuerdo para combatir juntos en la zona de Ras Lanuf y Sidrá, principales puertos petroleros del país. adidas shoes Goedkoop Nike Air Max Jadhran ya frenó el pasado diciembre el intento de los yihadistas de asaltar y conquistar las citadas instalaciones portuarias.

Más confuso se observa el frente oeste, donde las milicias de la ciudad Misrata tienen problemas para contener la presión del Estado Islámico libio. UGG Kids Outlet La semana pasada, al menos diez oficiales de esa fuerza murieron y cerca de un centenar de soldados más resultaron heridos en combates cerca de la localidad de Al Saed, situada a medio camino entre las dos poblaciones. Fuentes extraoficiales aseguran que en esa zona también pelean junto a los misratíes unidades especiales de Italia y Reino Unido -bajo el disfraz de equipos de asesoramiento militar.

  • New Balance 574 Uomo
  • Según una conocida página web israelí vinculada a los servicios secretos, días atrás varios soldados británicos e italianos perecieron o fueron capturados por comandos yihadistas en el camino entre Misrata y Sirte. mochilas kankenLa batalla de Sirte es crucial para el futuro de Libia. asics gel kinsei La ONU y las potencias internacionales apuestan por que una victoria permita al gobierno de unidad lograr una legitimidad y un apoyo popular que no tiene”, explica un diplomático europeo que ha trabajado cerca del Consejo Presidencial. “Pero existe también un alto riesgo de que ahonde la división política del país, ya que algunos como Hafter ven una oportunidad de fortalecer sus reivindicaciones”, advierte la fuente, que prefiere no ser identificada. buy albion silver “Solo una victoria total facilitaría la negociación, pero incluso sobre esa victoria hay dudas”, subraya.

    En la misma línea se pronunciaba días atrás el analista francés Patrick Haimzadek en las páginas de la revista digital Viento Sur. Mochilas Kanken Big De acuerdo con su relato, Hafter no solo persigue aumentar la presión sobre el gobierno de unidad; en sus cálculos estratégicos se proyecta la posibilidad de que el enfrentamiento con los yihadistas debilite la posición de Jadhran y la defensa de los campos petroleros de Ras Lanuf y Sidrá, que ambiciona. Además, en sus filas -apoyadas por soldados de elite franceses- han comenzado a aparecer antiguos miembros del derrocado régimen de Gadafi, huidos a Túnez y otros países de la región en 2011 a la espera de revancha.

  • Air Jordan 13 Donna
  • La presencia de numerosos oficiales del antiguo régimen originarios de Sirte y de Bani Walid en el Ejército del general Haftar y el deseo de revancha -en particular de Bani Walid que no ha olvidado la ocupación y los castigos infligidos en 2012 por las milicias de Misrata- podrían reabrir las heridas de la guerra de 2011. Fjallraven Kanken No.2 adidas zx 100 homme En efecto, son muchos los que, tanto en el este como en el oeste, desearían hacer pagar a Misrata el precio de su dominación política y militar de estos últimos años”, advertía.

    El primero de ellos, el propio Hafter. Cheap Fjallraven Kanken Classic

  • Nike Air Max 2017 Dames roze
  • nike air max 2017 heren wit El general se ha posicionado desde el primer minuto en contra de la preeminencia de los misratíes y de la presencia, en cualquier órgano de gobierno, de grupos islamistas moderados emparentados con la ideología de los Hermanos Musulmanes egipcios. new balance men’s Desde su segundo regreso, en 2013, ha tratado, además, de explotar la tradicional división entre las dos grandes regiones libias (la Cirenaica, en el este, y la Tripolitania, en el oeste) en favor de sus ambiciones totalitarias. Primeramente, con una guerra fallida en Bengazi, capital del alzamiento contra Al Gadafi. En mayo 2014, emprendió la llamada “Operación Dignidad”, una ofensiva cuyo único objetivo era arrebatar el control de la urbe a las milicias “Majlis al Shura” y “Zawra Bengazi” -aliadas del antiguo gobierno en Trípoli- y favorecer así las exigencias del Parlamento de Tobruk en el proceso de negociación tutelado por la ONU. new balance 530 Dos años después, el frente de batalla apenas se ha movido y Bengazi sufre una crisis humanitaria similar a la que padecen muchas poblaciones en Siria. adidas neo męskie nike air max 90 uomo Cientos de miles de personas se han visto obligados a huir y se han convertido en desplazados internos. nike pour homme pas cher Los que aún permanecen, exponen su vida a la diosa fortuna. Nike Air Max Goedkoop Fjallraven Kanken Occasion nike air zoom pegasus 32 hombre Esta misma semana, diez personas, entre ellas dos niños, murieron al caer tres proyectiles en la conocida plaza de Kish durante una manifestación en favor del anciano general. nike air huarache soldes new balance cm1600 asics gel lyte 5 hombre rojas Escasea la comida y el agua, apenas funcionan los servicios públicos y algunos barrios de la periferia han caído en manos de bandas criminales y grupos yihadistas.

    https://www.youtube.com/watch?v=-2NMZIXerts

    En segundo lugar, embrollando el proceso político una vez que este se desvió del camino que interesaba a su codicia. buy albion gold Son sus afines los que desde hace mes y medio maniobran para que el Parlamento de Tobruk no pueda reunirse e impedir así que legitime el gobierno de unidad instigado por la ONU que dirige Fayez al Serraj. Jordan 4 Sale Adidas Superstar Heren Este proceso incluye una celada tendida por diversas fuerzas y movimientos del oeste para neutralizar el poder del general. Además del voto de confianza, los diputados deben aprobar el llamado “Acuerdo Nacional Libio”, firmado el pasado diciembre en la localidad marroquí de Sjirat. new balance trainers albion silver Aparte de permitir la creación del Consejo Presidencial, el pacto incluye un polémico artículo que exige la renuncia de todos los cargos de responsabilidad designados hasta ese momento. Incluida la dirección de las Fuerzas Armadas libias, que Hafter todavía retiene pese a las exigencias de Misrata y la oposición del ministro de Defensa del gobierno de unidad, Al Mahdi al Barghathi.

    La coordinación es esencial para expulsar a los islamistas y recuperar Sirte. cheap albion gold Y parece que está muy lejos de alcanzarse”, explica un responsable militar europeo destinado en el norte de África. Maglie Oklahoma City ThunderHay voces en Trípoli que ya piden que se retrase la operación, pese a que el jefe de la Coordinadora Militar (apadrinada por el gobierno Al Serraj) insista en que está todo listo para seguir adelante. Jarrett Lee – LSU Tigers El riesgo es evidente”, agrega la fuente. Cheap Nike Shoes Sale UK Hafter, mientras, prosigue con su plan. Fjallraven Kanken Classic cheap albion gold Sus hombres ya han tomado oposiciones y librado las primeras escaramuzas en el frente este. Y él mismo ha vuelto a desairar a la ONU al negarse a reunirse con el enviado especial, Martin Kobler. Adidas Zx 850 Heren Y es que más allá de los factores que introduzcan Ares y las Moiras, la probable derrota de los yihadistas –la planeada ofensiva cuenta también con el apoyo aéreo extranjero- podría al final constituir una victoria pírrica que agite aún más el actual caos, ahonde la división política y militar y abra un nuevo capítulo en la guerra civil libia.