Estado Islámico (año II): en el umbral, Bagdad

Destruida la casi inexpugnable fortaleza de Alamut, bastión de la secta de los Hashasin, Hulagu Jan, nieto de Gengis Jan, y primer señor del Iljanato persa, ordenó a su mariscal de campo, Gao Jan, que pusiera rumbo a Bagdad, capital del débil y presuntuoso califa abbasí Al Mustasim. Adidas Ultra Boost Dames El invierno asomaba a las puertas de Mespotamia y el mercenario chino, como el resto de las tropas, anhelaba un pequeño receso en la orgía de campañas militares que le habían llevado a arrasar a los luros y a quebrar la numantina resistencia de los suicidas chiies. Canotte Milwaukee Bucks Pero era un guerrero disciplinado y ni siquiera osó preguntar. Landon Collins Giants Jerseys nike air max flyknit hombre Apenas dos meses después, el 29 de enero de 1257, los hombres a su mando levantaban un férreo cerco en torno a la que entonces todavía era el corazón del Islam.

Afirman los cronistas de la época que fue la negativa del califa a enviar tropas de refuerzo al emergente señor lo que enervó al cruel Hulagú y precipitó su decisión de aniquilar la urbe. Nike Air Max Shoes UK Air Jordan 6 Retro Pero lo cierto es que hacía más de una década que los janes, en su imparable avance hacia el oeste, ansiaban la conquista y sumisión de la llamada “ciudad de la paz”. Kanken 20L Más por el simbolismo que esta captura implicaba que por las riquezas que sus palacios pudieran todavía atesorar. new balance 420 damskie szare Fjallraven Kanken Baratas Pese a su declive, Bagdad era aún la histórica sede del califato. La urbe que el egregio Al Mansur levantó a la vera de la legendaria Ctesifonte para glorificar sus victorias y perpetuar su recuerdo. nike air max pas cher La que hospedó las “mil y una noches” de Harum al Rashid, el vicario de Alá que sedujo el mundo. Fjällräven Kånken Ryggsäck Sverige El lugar donde aún residía la legitimidad divina del poder terrenal que los mogoles despreciaban. nike sklep Under Armour UA Curry 1 Y destruirla se antojaba, en su mente, como la demostración más diáfana de su emergente supremacia.

Más de 800 años después, las tropas del autoproclamado califa del siglo XXI han enarbolado sus zaínos blasones en las mismas tierras en las que Hülagu y su Ejercito comenzaron a levantar la empalizada, y a cavar el foso que quebrarían la resistencia del último de los abbasíes. air max 2017 goedkoop zonnebrillen ray ban goedkoop Y con el mismo objetivo. Según vecinos que han logrado huir, la bandera del Estado Islámico (EI) ondea desde hace días en el edificio del gobierno de Ramadi, y sus soldados patrullan las calles, firmes y amenazantes, a apenas medio centenar de kilómetros de la antigua capital califal, ahora en poder de los “herejes” chíies y sus aliados occidentales. Bo Wallace – Ole Miss Rebels nike air max 2016 kopen

Una noticia trascendental que ha pasado casi desapercibida en la prensa española, interesadamente atenta a casi todo de lo que sucede en la antigua Mesopotamia. nike air max heren La toma de Ramadi, umbral de acceso a Bagdad, comparte similitudes con la crucial -y también casi inadvertida- ocupación en 2012 de las localidades periféricas de Mosul, cuya conquista definitiva no solo permitió a Abu Bakr al Baghdadi y a sus secuaces llenar el tesoro, si no consolidar también su poder e influencia en el norte de Irak. Fjallraven Kanken 7L Nike Air Max 1 męskie człrwone Braxton Miller College Jerseys Una operación militar larga, paciente y bien planificada, que combinó espectaculares acciones terroristas, tácticas de guerrilla maoista y estrategias de Ejército regular, y que concedió al EI su mayor triunfo hasta la fecha. Dos años de acoso y asedio que arrancaron con una serie de crueles y extremadamente cruentos atentados suicidas, que segaron la vida de decenas de personas y propalaron el pánico entre la población; prosiguieron con ataques individualizados, a la carta, obra de escuadrones de la muerte, que diezmaron las fuerzas de Seguridad locales, minaron su moral e hicieron que muchos de los oficiales optaran por la huida; y culminaron con una serie de precisos bombarderos artilleros que abrieron definitivamente las cancelas de la ciudad y permitieron a los soldados del nuevo califa tomar sus calles casi vacías, sin otros disparos que los tiros brindados al aire en señal de alegría.

Mosul, ciudad en la que Al Baghdadi se autoproclamó califa, fue el segundo peldaño de una peligrosa y ambiciosa escalera que comenzó a urdirse en Raqqa -ciudad a la que Harum al Rashid trasladó su capital, harto de la humedad y el calor de la ciudad circular- y que desciende hacia el sur a través de localidades como Tikrit y Ramadi para aposentarse en Bagdad. Obsesionado con los símbolos del pasado, consciente de la legitimidad y los atributos casi divinos que el título de califa tiene en el acervo islámico suní, y del honor que significaría arrebatar a los chiíes y a los nuevos sarracenos la antigua capital de los califas abbasies, Al Baghdadi -que vive en permanente peregrinaje en un área romboidal cuyos vértices son Mosul, Raqqa, Tel Afar y Samarra- aspira a entrar en la ciudad de Al Mansur y reclamar así, desde el trono de Harum al Rashid, el cetro perdido del islam. New Balance 1600 męskie Asics Aoldes

A sus puertas no le espera un califa presuntuoso y frágil como Al Mustasim, manipulado y sometido a la voluntad de su pretorianos mamelucs.

  • NIKE ZOOM ALL OUT
  • Air Max 2016 Sale Matt Holliday Jersey Nike Air Max 1 Dames Si no la poderosa Guardia Revolucionaria iraní y los cuerpos de elite del movimiento chiíta libanés Hizbulá, apoyados por un endeble Ejercito iraquí y escuadrillas de cazabombarderos saudíes y estadounidenses. New Balance 009 hombre Canotta Golden State Warriors Hulagú apenas tardó tres semanas en destruir la histórica capital abbasida. negozi new balance milano Nike Air Max 2017 Dames blauw Nike Air Max 2017 Heren grijs El 5 de febrero de 1257 sus soldados ya dormían a la sombra de sus murallas y el 10 Al Mustasim bajaba las espadas. Nike Kyrie Irving adidas superstar donna Tres días más tarde, autorizó una bacanal de sangre y fuego que redujo a cenizas sus edificios y segó la vida de decenas de miles de personas, incluido el propio califa y su estirpe.

  • Air Max 2017 Donna Bianche
  • Poco después, caerían a los pies de su desatada ambición Homs, Alepo, Hama y Damasco, hasta que los mamelucos egipcios pusieron freno a su codicia en la histórica batalla de Ayn Halut.

  • Minnesota Timberwolves
  • Hasta ahora, Al Baghdadi -que ha añadido artificialmente el patronímico de la ciudad a su nombre- ha mostrado que la prisa no está entre quienes le acompañan.