La obsesión del ayatolá

En 1987, el entonces hayatoleslam Alí Jameneí (Mashad, 1939) realizó su último viaje a Estados Unidos. bestellen schoenen nike air max 2016 goedkoop Como presidente de la República Islámica, la Asamblea General de la ONU le ofrecía la oportunidad de pasear tranquilamente por Nueva York y hollar así el territorio de una nación a la que consideraba enemiga, y a la que solía atacar con enconado odio. New Balance 574 Pas Cher New Balance 1500 męskie Su discurso no defraudó. Firme en el púlpito y asido a su excelente oratoria, el mandatario enumeró con suficiencia una larga lista de agravios que en su opinión Irán sufría desde antaño -desde incluso aquellos años en los que reinaba el Sha que él mismo contribuyó a derrocar-, y culpó de los mismos a los diferentes inquilinos de la Casa Blanca, ante la mirada atónita –solo en algunos casos, cómplice- del resto de los líderes del planeta. cheap albion gold Al parecer, horas antes de iniciar su diatriba, un alto diplomático europeo le había abordado en uno de los pasillos y le había pedido que intercediera para reparar las viciadas relaciones con Washington. cheap albion gold Según reveló en público el propio Jameneí apenas un año después, su respuesta fue: “Imposible. El asunto de la ONU es una historia. He venido a las Naciones Unidas para hablarle a los pueblos del mundo, y esto no tiene nada que ver con Estados Unidos.

  • Air Jordan 9 Uomo
  • Estados Unidos es otra historia”.

    Jameneí no era entonces aún el hombre omnipotente que es hoy. Ni siquiera había alcanzado la dignidad de ayatolá, penúltimo escalón en la jerarquía religiosa chií. New Balance 530 hombre Pero ya ejercía una enorme influencia sobre el gran ayatolá Rujolá Jomeini, el cerebro que orquestó la revolución contra el último Sha de Persia y cambió la faz de Oriente Medio, a cuyos pies se sentaba con devoción para escuchar su consejo y susurrarle el oído. Solo cuando este murió, apenas un año y medio después, se convirtió en el líder supremo de Irán, sin el prestigio y el apoyo que su maestro y predecesor concitó, aunque con una autoridad mayor. A los poderes absolutos que la Constitución iraní -artículo cuatro- otorga al “primer faqih”, Jameneí sumó el control y la lealtad incondicional de la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite de las Fuerzas Armadas. Fundada en 1980 y puesta bajo su tutela -Jameneí era entonces viceministro de Defensa y representante de Jomeini en el Consejo Supremo de Seguridad Nacional-, esta milicia se había desarrollado y robustecido durante la cruenta guerra fronteriza con Irak (1980-1988) hasta devenir en el relevo del Ejército nacional.

    Purgados los enemigos internos -el nuevo líder supremo contó con la inestimable colaboración de su camarada, entonces amigo y cómplice, Alí Akbar Hashemi Rafsanyaní, que como presidente del Parlamento y del Consejo encargado de elegir al nuevo faqih anuló las reticencias de la casta clerical y facilitó la remodelación de la Carta Magna-, Jameneí se sumergió en una vetusta inquietud que muy pronto devino en obsesión perenne, como muestran los numerosos discursos públicos -y privados- que ha pronunciado en sus más de dos décadas de gobierno: la convicción de que el fin último que persigue Estados Unidos es el cambio de régimen en Irán.

    El punto de partida fue el colapso de la extinta Unión Soviética, que el ayatolá aún explica como la consecuencia de un gran engaño urdido en los sofás del despacho Oval. Admirador de Victor Hugo y lector de autores como Mikhail Sholokhov y John Steinbeck – a los que suele citar para vilipendiar el capitalismo y criticar lo que denomina imperialismo norteamericano-, Jameneí ha argumentado en numerosas ocasiones que la Perestroika fue en realidad una trampa tendida desde los cuarteles de la CIA que debilitó a la URSS y propició su desintegración. Air Jordan 4 Donna A su juicio, el diálogo que emprendieron el entonces líder ruso, Mikhail Gorbachov, y su colega norteamericano, Ronald Reagan, no fue si no la recreación moderna de la táctica del caballo de Troya. Mark Herzlich Jersey La decisión del Kremlin de optar por la apertura frente a la beligerancia permitió a Washington introducir “sus agentes”, instrumentalizar el descontento popular y aprovechar las fisuras económicas para minar la solidez del Estado. “Existe un plan norteamericano muy prolijo para destruir la República Islámica”, aseguró durante una reunión con responsables militares el año 2000. kanken fjallraven “En su imaginación, reviven el plan que condujo a la caída soviética, adaptado a la naturaleza de Irán”, precisó.

    Esta fobia –palpable aún en sus discursos más recientes- se ha agudizado con el discurrir del tiempo, hasta condicionar en exceso la compleja política exterior –e interior- de la República Islámica. En las últimas semanas, Jameneí ha entreabierto, de nuevo, la puerta al optimismo al declarar que “no se opone” a un eventual diálogo con Estados Unidos. new balance 993 outlet Incluso ha autorizado al actual presidente del país, Hasan Rouhaní, a conversar vía telefónica con su homólogo estadounidense, Barack Obama, en un gesto tan inusitado como simbólico. Aunque lo ha hecho con la “boca pequeña”, de forma calculada. De momento, la puerta conduce al mismo estrecho callejón en el que se encuentran varadas las relaciones bilaterales desde que en 1980 se quebraran en mil pedazos, y en el que ya han fracasado tanteos anteriores: para poder avanzar por él y hallar una salida, la teocracia iraní exige a la Casa Blanca “abandonar su prepotencia” y tratar al pueblo persa de igual a igual; reconocer los derechos de Irán -no solo en lo referente a la controversia nuclear, si no también en su aspiración a ser reconocido como potencia regional; levantar todas las sanciones impuestas y, sobre todo, ofrecer garantías absolutas de que su postremo objetivo no es el derrocamiento del actual régimen. Condiciones todas ellas –en particular las dos últimas- casi imposibles de cumplir a corto plazo debido tanto a la presión interna en Estados Unidos como a la influencia de sus principales aliados en la zona, en particular de Arabia Saudí.

    Más allá de una hipotética –y a priori poco probable opción militar-, Jameneí ha advertido en varias ocasiones que la única amenaza para Irán reside en el eventual éxito de cualquiera de las otras tres estrategias que, en su opinión, ha maquinado Occidente: forzar el colapso interno, azuzar la revolución democrática o extremar la presión económica. asics gel lyte 5 hombre negras Para lograr las dos primeras, el líder supremo cree que Estados Unidos y sus aliados habrían recurrido a un mecanismo conocido como “doble soberanía”, una versión actual del aforismo “divide y vencerás” atribuido tanto a Julio Cesar como a Maquiavelo. En su opinión, la primera intentona fallida se produjo durante el mandato del presidente Mohamad Jatamí, adalid de un movimiento de apertura que propició el diálogo -secreto- con Washington, las concesiones en materia nuclear y cierta apertura económica y social. Aquel movimiento reformista se frustró no solo por la presión de los elementos más ultraconservadores del régimen –acérrimos partidarios de la beligerancia- y la falta de voluntad del propio Jamenei, sino también por las interferencias externas y la ambivalencia y la ausencia de coraje de la administración Clinton, en primer lugar, y de la ceguera ideológica –y política- de su sucesor, George W.

  • Adidas Nmd Donna Rosa
  • Bush, en segundo. En un discurso pronunciado en 2008, Jameneí insistió en que, a su parecer, las invitaciones al diálogo deben atenderse con escepticismo ya que siempre existe la posibilidad de que oculten una celada. “Como ya se demostró” a principios de siglo -recordó en cierta ocasión-, cuando pese al deseo de compromiso mostrado por Teherán en tiempos de Jatamí, de las amables palabras dirigidas a Estados Unidos, de la cooperación en la lucha contra los Talibán y de las negociaciones para establecer un gobierno pro americano en Afganistán “el presidente Bush decidió incluir a Irán en el eje del mal”, afirmó.

    La respuesta fue fulminante. En 2005, y preocupado ante la creciente polarización en el seno del régimen, el líder supremo se avino a las tesis de los más radicales y permitió la ascensión a la presidencia de Mahmud Ahmadineyad, un miembro de la nueva generación de revolucionarios apenas conocido en el exterior, pero bragado en los vericuetos del cainita poder iraní. Curtido en la administración local, y sostenido por poderosos padrinos, el nuevo mandatario cegó la vía perforada por su predecesor e comenzó un nuevo capítulo de enfrentamiento y combate con la comunidad internacional.

  • Air Max 90 Pas Cher
  • Recuperó el discurso más agresivo y hostil, rompió los sellos colocados por la ONU en las instalaciones nucleares y retomó con más brío y descaro el controvertido programa de enriquecimiento de uranio. New Balance 247 damskie En apenas ocho años, Irán avanzó a gran velocidad por esta senda. En 2010 anunció que era capaz de controlar el ciclo completo de la energía nuclear. Nike Air Max 2017 Heren grijs Meses después se descubrió que había multiplicado exponencialmente el número de centrifugadoras, la mayoría de última generación; y a lo largo de 2011 revelaba que había comenzado a enriquecer uranio al 19,75 por ciento, en el umbral de la proliferación. sac lancel pas cher La República Islámica se colocaba así en una nueva posición, más favorable a sus intereses: su programa nuclear dejaba de ser un farol para convertirse en lo que es hoy, una realidad turbadora difícil de revertir.

    El segundo mandato del polémico Ahmadineyad -fruto de una trampeada reelección- significó también, sin embargo, el segundo gran sobresalto para el obcecado ayatolá. La agitada campaña y el posterior proceso de votación quedaron marcados por la aparición de un nuevo movimiento pro reforma, liderado en esta ocasión por otros dos viejos miembros del sistema -el ex primer ministro Mir Husein Musaví y el clérigo y dos veces presidente del Parlamento Mehdi Karrubí- y que arraigó con fuerza entre la generación de iraníes más jóvenes.

  • Nike Air Max Thea Dames beige
  • New Balance 996 męskie La burda tosquedad del pucherazo, las contradicciones en el discurso oficial de los primeros días de protestas multitudinarias y la brutal represión que siguió a las mismas -de la que no se libraron ni los dos líderes del denominado “movimiento verde”- retrotrajeron a la sociedad iraní a los tiempos en los que cayó la odiada dinastía Pahlevi. Como si de un cruel deja-vu se tratase, los gritos de “Muerte al Sha” se trocaron por “Jameneí dictador”; en los tejados volvió a resonar el revolucionario grito “Aláhu Akbar” y las calles y plazas rebosaron una vez más de indignados manifestantes.

  • Chaussures Air Jordan Homme
  • La división entre pueblo y la casta gobernante afloró de nuevo y el líder supremo recurrió otra vez a la infamia de las armas y el terror para acallar a un pueblo que exigía reforma y justicia social. buy albion silver La maquinaria de propaganda estatal retomó la teoría de la conspiración occidental, azuzó viejos fantasmas y el ayatolá entregó la gestión del país al muñidor. Emmanuel Sanders Jerseys Fortalecido, envalentonado, Ahmadineyad se le volvería poco después en su contra. Canotta Toronto Raptors Avanzaría en su programa de reformas propio e incluso retaría al primer faqih al reclamar mayores competencias para el presidente, una amenaza al poder absoluto que el propio Jameneí se ocupó de abortar. En octubre de 2011, en pleno pulso, el líder supremo recordó en público que podría eliminar la presidencia del país, si ello beneficiaba a la estabilidad del país.

    Aquel discurso -pronunciado en la simbólica localidad de Kermanshah- zanjó la polémica y condicionó el resultado de las elecciones presidenciales que se celebrarían apenas un año y medio después. goedkoop nike air max Con el asccenso de Rouhaní -considerado el guardián de los secretos del régimen, Jameneí cree ahora sellado un “amenazador” episodio que arrancó abruptamente en 1997 con la sorprendente elección de Jatamí. Fiel a la teoría de la Velayat-e Faqih (el gobierno de los clérigos), el nuevo presidente conoce a fondo las cloacas de un régimen que ha contribuido a engranar, primero desde la oposición al Sha y después desde los diferentes cargos de responsabilidad que ha desempeñado. Kopen Nike Air Max 2017 Elegido diputado en 1980, su carrera política ha estado vinculada a la diplomacia y a Defensa, terreno este último que le ha llevado ha colaborar estrechamente con Jameneí. Primero como presidente del comité de Defensa del Parlamento y después como vicecomandante par la Guerra (1983-1985), comandante del centro de operaciones de Khatam al-Anbiya -uno de los brazos de la Guardia Revolucionaria- y comandante de la Fuerza Aérea de Defensa (1986-1991). albion gold Muerto Jomeini y enmendada la Constitución, accedió a la secretaría general del remozado Consejo Supremo de Seguridad Nacional, donde ejerció, además, de representante del líder supremo. Tanto Rafsanyaní como su sucesor, Mohamad Jatamí, lo tuvieron a su vera como asesor para asuntos de defensa, e incluso fue el hombre que negoció la suspensión del programa nuclear durante el controvertido gobierno de este último. En 2005, y con la llegada de Ahmadineyad -con el que no comulgaba- dio un paso atrás y salió de la primera línea política hasta que Jameneí lo rescató para gestionar el gobierno en un tiempo de amenaza, cuchillos largos y crisis. Expertos iraníes y extranjeros coinciden en subrayar que su elección respondió, sobre todo, al deseo del líder supremo de borrar la pesadilla de la “doble soberanía”.

    Controlado el “aventurismo” político, a Jameneí parece preocuparle ahora la rápido deterioro que está sufriendo la economía nacional. New Balance 009 męskie Y parece que las culpas las reparte en dos frentes. En primer lugar, las sanciones internacionales, más agresivas y eficientes en los últimos años, (algo que jamás admitirá en público). Poseedor de las segundas reservas probadas de petróleo del mundo, y con un tesoro gasítico único bajo el lecho del golfo Pérsico, Irán ha percibido como su producción de petróleo -y sus ingresos regulares por esta vía- han descendido en los últimos meses, hasta colocarse por debajo de los dos millones de barriles de crudo diarios. La mayoría de las multinacionales extranjeras se han visto a obligadas a abandonar los nuevos proyectos -en particular el denominado “Pars”- y las que quedan -chinas e indias- están más interesadas en la importación de de los recursos energéticos que en la inversión en unas onerosas infraestructuras que se han quedado obsoletas. Fjallraven Kanken Mini

    Matthew Stafford UGA Jersey Los costes de extracción y producción son mayores y ni siquiera el comercio de contrabando los compensa. sac a dos fjallraven soldes El resto de la industria -excepto la militar- boquea igualmente, víctima de una parálisis agudizada por las dificultades de financiación interna y externa. Nike Heren Jordan 4 Sale Vetados en el sistema internacional, inversores y comerciantes se ven abocados a pagar en efectivo o a recurrir a vías alternativas alegales -muchas de ellas establecidas a la otra orilla del Pérsico, en la península Arábiga-, con el sobrecoste que ello conlleva.

    A esta coyuntura habría contribuido, igualmente, la desastrosa gestión de la administración dirigida por el denostado Ahmadinejad. buy albion gold Secundado por una camarilla de ministros elegidos más por su lealtad que por sus credenciales, el mandatario se embarcó durante el segundo mandato en una programa para la supresión de los subsidios, que terminó por destrozar la economía doméstica. albion silver Aunque sobre el papel la teoría parecía la correcta -aligerar los gastos del estado y fomentar la privatización- en la práctica supuso un empobrecimiento de una clase media acostumbrada a consumir por encima de sus posibilidades y vivir del crédito fácil que concedían los bancos. air max pas cher En apenas unos meses, la gasolina quintuplicó su precio. Los ciudadanos comenzaron a toparse con recibos escandalosos de la luz y los precios básicos de los alimentos escalaron. La libra iraní se desplomó y el poder adquisitivo descendió en torno a un veinte por ciento. El impacto fue igualmente psicológico. En 1979, nada más poner pie en tierra tas más de dos décadas de exilio, Jomeini recordó a sus compatriotas que flotaban en un mar de petróleo y les prometió que jamás volverían a pagar por la gasolina. Cheap Nike Trainers UK En un intento por reconducir la situación, el propio Jameneí -a instancia de sus asesores- bautizó 2011 como el año de la autarquía. Pero pronto se descubrió que la fatal combinación de mala gestión y sanciones más incisivas había asestado un golpe fatal a la economía nacional (y a la cohesión del régimen), aunque meses antes el propio líder supremo aún insistiese en defender en público que el origen de todo era una conspiración occidental, sin ánimo alguno de autocrítica. “Quieren destruir la Revolución. Jordan Reed Redskins Jerseys Y uno de los instrumentos más importantes que han utilizado son esas sanciones económicas. Dicen que no atacan al pueblo iraní, pero mienten. El único objetivo de esas sanciones es arrodillar a la nación iraní. buy albion gold Quieren que el pueblo exhausto culpe a nuestras políticas. Así nos presionan”, afirmó.

    “Jamenei ha olfateado el peligro y ha pedido al nuevo gobierno que arregle la situación. Y Rouhaní ha entendido que el mejor medio para hacer frente al desgaste que producen las sanciones es una suerte de acercamiento, como ocurrió en tiempos de Jatamí, pero con las lecciones aprendidas”, explica Javad, analista iraní que prefiere no revelar su apellido. Antiguo profesor de universidad, investigador e historiador, cree que el líder supremo ha dado luz verde a una negociación seria sobre el programa nuclear porque confía en el nuevo presidente, al que conoce desde sus primeros años de estudiante en Qom, y con el que ha compartió tanto la lucha contra el Sha como la construcción del actual régimen. “Pero seamos realistas, el objetivo no va más allá de reducir la actual presión, al menos de momento”, reitera. Y utiliza para ello las bazas adquiridas en los últimos tiempos. cheap albion silver En el terreno nuclear, el régimen parece haber llegado a un nivel de desarrollo tal que puede hacer concesiones sin que se resienta su capacidad atómica, y de amenaza. Estados Unidos es otra historia, como dijo el propio Jameneí en su postrera visita a Nueva York, hace ahora 26 años. Sacramento Kings “Hay buenas señales, como la posibilidad de que Irán sea incluida en el proceso de paz de Siria”, afirma Javad antes de insistir en que la última palabra la tiene siempre el líder supremo y de recordar que la historia ha demostrado que el obsesionado ayatolá es un hombre tan ladino como poco fiable. new balance 574 femme bleu marine

  • Nike Air Max 180
  • Chaussures Nike “Es un proceso tan complejo, como sencillo de arreglar. Todo apunta a que se eternizará todo lo que dure Jameneí en el poder, pero que nadie descarte sorpresas… de cualquier tipo”, apostilla.

    ¿Diálogo?… Se necesitan valientes

    Confundido y en parte decepcionado, Ahmad H. S. nike air max pas cher confiesa que no entiende su país. cheap albion gold

  • Nike Roshe Run Dames
  • En enero de 2011 salió con un grupo de amigos a la plaza de Tahrir, henchido de esperanza, impelido por un sentimiento de poder que ahora siente diluido. albion silver Jordan Reed Redskins Jerseys Casi tres años después de que jóvenes anónimos como él asombraran al mundo con una movilización inopinada, observa que el dictador cayó pero que la transformación que tanto ansiaban aún ni siquiera se atisba. cheap albion silver Pese a ciertos avances, el poder efectivo sigue bajo el puño represor, inquisidor y expoliador de la casta militar que una vez dirigió el propio Hosni Mubarak, y en las cloacas del llamado “estado profundo” todavía pululan aquellos que prosperaron a la vera de una satrapía derrocada, pero que parece no destruida. solde adidas chaussures La oposición liberal -heterogénea, quebrada y aún débil-, mantiene su errático devenir, apenas influyente, y los movimientos islamistas -en particular los Hermanos Musulmanes- se aferran a los mismos principios del ayer que generan la desconfianza del resto de las fuerzas nacionales y hacen su alternativa, a día de hoy, inviable. buy albion gold nike tn noir femme “Es duro, pero quizá debamos admitir que hemos perdido la revolución”, concluye Ahmad. Sentado en una terraza del madrileño barrio de las Letras, donde pasa unos días de asueto mientras visita a familiares y amigos, subraya, no obstante, que aún hay tiempo de recuperar ese espíritu de cambio que le llevó a tomar el centro de El Cairo junto a decenas de miles de sus compatriotas. “Todos necesitamos terapia, auscultarnos y preguntarnos que ha fallado… Derrick Henry Jerseys nike air max 1 pas cher y luego pensar si volveremos a ser valientes”, apostilla.

    En apenas dos años y medio, Egipto ha sido testigo de un levantamiento popular contra Mubarak; una primera transición fallida, tutelada y secuestrada por los sempiternos militares y desperdiciada por la oposición, en especial por los Hermanos Musulmanes, que no han sabido entender que la democracia significa pluralismo, respeto, diálogo y consenso, y no autoritarismo parapetado tras la excusa de una victoria electoral, aunque ésta sea legítima; y un golpe de Estado que ha sumido el país en la confusión y la violencia, dividido políticamente en cinco brazos antagonistas -el Ejército, los islamistas, los movimientos liberales y de izquierdas, los salafistas y los “mubarakistas”- y sometido a la amenaza del yihadismo terrorista, que sacude la península del Sinaí y comienza a ser ya una terrible realidad en el alto Egipto y en la propia capital, escenario de varios atentados.

    Avanzado 2013, el gobierno está en manos de juez que durante años defendió las libertades, pero que cultiva estrechas relaciones con la misma casta militar que domina el estado desde los años cincuenta; el presidente, democráticamente elegido, está encarcelado y sometido a un juicio que amenaza con ahondar aún más la fractura social, y cuyo resultado podría agudizar el extremismo en un país donde afloran los odios sectarios e ideológicos; y la transición -boqueante- trata de sobrevivir y reinventarse bajo el palio de un grupo de cincuenta intelectuales, políticos y hombres de armas y de fe dirigidos, entre otros, por Amr Musa, el ex ministro de Asuntos Exteriores que Mubarak destituyó a mediados de la década pasada cuando su estrella comenzaba a relucir demasiado. cheap albion gold goedkoop nike air max 2017 Este comité, designado al margen del pueblo, tiene previsto presentar en las próximas semanas un texto enmendado a la Constitución aprobada bajo el gobierno islamista, y que antes de ser conocido ya ha sido reprobado por una parte del sector religioso de la población y por movimientos liberales que denuncian la intromisión del Ejército.

    Viciada la atmósfera, dos son los horizontes que parecen dibujarse. Air Max 95 El primero pasaría por la consolidación de un proceso de transición inclusivo en el que todas las fuerzas cedan y cuyo objetivo último sea convertir al Ejército en actor secundario, en mero garante de la seguridad. La flexibilidad y la audacia, aún no demostradas por ninguna de las partes, serían la clave. nike pas cher nike air max 2016 blauw Los Hermanos Musulmanes deben cerrar el capítulo Mursi, recuperar el control de sus bases -alineadas con las facciones más radicales de la cofradía y más proclives a las tesis salafistas-, reconocer sus errores de gestión económica y gobierno, arrinconar sus tradicionales ambiciones proselitistas y entender que el pluralismo -y el laicismo- forma parte del ADN del pueblo egipcio. Herschel Walker Jerseys Esta misma semana, un grupo adscrito al ala más razonable de la Hermandad sugirió la posibilidad de entablar ese diálogo, aunque sin especificar con quien ni en que condiciones. albion gold Adidas Dames En jerga política se diría que es “un paso en la dirección correcta”. Air Jordan 13 Donna el primero e ineludible para afrontar la crisis. buy albion gold Pero parece que aún no es la tendencia mayoritaria en la cofradía.
    Los movimientos liberales e izquierdistas deben, por su parte, concienciarse de que el enemigo común de la futura democracia es el férreo generalato, ampliar su radio de acción para conectar con barrios y aldeas -donde los islamistas (incluidos los salafistas) aún son más fuertes- y comprender que los Hermanos Musulmanes y el islamismo en general no se pueden aislar, están tan arraigados en la sociedad egipcia, que su colaboración y complicidad -a través de un diálogo que fortalezca a su vertiente más moderada y pragmática- se antojan perentorias para el futuro.

    Cartoon: Egypt presidency (medium) by sinann tagged egypt,presidency,morsi,hieroglyphs,balk,walk

    Parece la tarea de Sísifo, pero hay resquicios en los que, como dice Ahmad, aún se albergan optimismos. nike air max Más allá de la cúpula ahora reprimida, hay elementos dentro de la Hermandad que abogan por una vía alternativa a la excluyente que defienden Mursi y el actual guía supremo, Mohamad Badia, y a la intransigente que promocionan aquellos que en las bases -todavía muy amplia y combativa- apuestan por la radicalización e incluso pregonan el fanatismo. buy albion silver asics onitsuka tiger hombre fjallraven kanken large 20 L Solos, sin apenas relevancia, demandan una mano tendida (que ahora no encuentran) tanto del Ejército, como de la Justicia y de los movimientos liberales. Lo contrario tiene aroma a sangre derramada y a odio enquistado. adidas 2017 pas cher Recuerda a la Argelia de los noventa o al Irak contemporáneo. Nike Air Max Baratas En definitiva, a ese segundo confín no deseado, teñido de muerte, represión, pobreza, terrorismo y cobardía.

    ¿Cruento camino de regreso… ?

    Cosida con unos burdos pespuntes, la túnica que revestía de revuelta popular la caída del presidente egipcio Hosni Mubarak y ocultaba lo que en realidad era una asonada cainita, ha tardado apenas un año y medio en desgarrarse. adidas sneakers Tras varios días de enconado pulso político, el Tribunal Constitucional Supremo egipcio decretó el jueves la inconstitucionalidad del proceso de elección de los diputados independientes, anuló el resultado de los últimos comicios legislativos y ordenó por ello la disolución del Parlamento y del Consejo de Shura, aunque le futuro de esta última institución es aún un misterio. New Balance 999 męskie Horas más tarde, Egipto retrocedió un año y medio por una senda teñida de sangre y frustración hasta situarse de nuevo en el kilómetro cero de su teatral proceso de transición. nike air max femme pas cher En un comunicado la Junta Militar que gobierna de facto el país desde la encubierta algarada contra las ambiciones dinásticas del depuesto tirano, anunció que retomaba el poder legislativo hasta que sea redactada la futura Carta Magna. Nike Air Max Pas Cher La jugada, que en sí misma constituye un nuevo golpe de estado contra un proceso pseudo-democrático, no ha sorprendido ni en los mentideros políticos ni en las atestadas calles de la capital, impregnadas de ira, hartazgo y creciente fatalismo. Desde el pasado mes de abril se aventuraba ya como una posibilidad cierta, pero no comenzó a concretarse hasta principios de la presente semana, después de que las fuerzas laicas boicotearan por segunda vez la composición de la Asamblea Constitutiva. Fjallraven Kanken Big new balance grigie bambino Asidos al mismo argumento que condujo al fracaso el primer intento, la mayoría de las fuerzas laicas abandonaron el hemiciclo en pleno ejercicio del sufragio después de denunciar una conspiración de los islamistas para monopolizarla. Canotta Boston Celtics En el fondo de la polémica subyace la propia definición de islamista, en un país sin apenas recursos democráticos e inmerso en un proceso de democratización tutelado por dos fuerzas ajenas a las urnas y estrechamente vinculadas al antiguo régimen: la Junta Militar, liderada por quien fuera durante veinte años el ministro de Defensa de Mubarak, y la Judicatura, compuesta en un noventa por ciento por magistrados elegidos en los años de la dictadura. new balance uk

  • Nike Air Max 1 Donna
  • adidas yeezy boost 550 męskie Los influyentes Hermanos Musulmanes quieren que el término se circunscriba a su formación satélite -el Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ)- y a los miembros del grupo salafista An Nur, que juntos suponen cerca del 70 por ciento del arco parlamentario. Air Max 2017 Dames groen Las movimientos laicos pretenden, por su parte, que se aplique a todas las formaciones -como el Partido Al Wasat (escisión de la Hermandad), los radicales de la Gamaa Islamiya, el conservador Partido de la Construcción y el Desarrollo e incluso los representantes de Al Azhar, y también a los diputados que entraron en la Cámara por la puerta de los independientes, como los afines al ex candidato presidencial Abdel Moneim abul Futouh, antiguo miembro de la Cofradía. Maglie Milwaukee Bucks La cuestión no es baladí, ya que de ella depende gran parte del futuro del país, así como el modelo de estado hacia el que finalmente derivará Egipto. Ante la posibilidad cierta de que la supremacía islamista en la Cámara sirviera para imprimir un sesgo ultraconservador y retrógrado al nuevo código, grupos liberales y laicos sopesaban ya desde hace semanas la opción de que fueran los militares quienes redactaran el nuevo texto o incluso enmendaran la Constitución de 1971, ahora abrogada. nike air max 90 pas cherPara muchos, la intervención de la Junta era la mejor manera de reducir el papel de los partidos islamistas en la redacción de la Carta Magna“, confirma Maria Ottaway, investigadora de la organización de estudio y análisis Carnegie Endowment For International Peace. “No importa cuantos grupos tengan que regatear. Los Hermanos Musulmanes y los salafies están decididos a influir en una constitución escrita por un órgano electo. Nike Air Max 95 Baskets El fracaso de la segunda asamblea bien puede servir a los intereses de algunos partidos no islamistas, aunque otros aún se oponen a una intervención de la Junta“, argumenta. Las consecuencias últimas de este órdago castrense comenzarán a dilucidarse este fin de semana. nike air max tn soldes Teddy Bridgewater College Jerseys Pese a que no existen estadísticas fiables, todo apunta a que el candidato de los Hermanos Musulmanes, Muhammad Mursi, ganará con holgura la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, y hará realidad el quimérico sueño del fundador de la cofradía, Hasan al Banna. Nike Pour Homme Air Max Pas Cher Sobre todo, después de que la decisión del constitucional haya enervado a la Hermandad, que ha visto como las fuerzas que durante años mantuvieron ilegalizado el movimiento le han robado el poder alcanzado en las urnas y ha instado por ello a la población a acudir en masa a las urnas para hacer una demostración de fuerza. New Balance 373 mujer Una victoria de su rival, Ahmad Shafiq, último primer ministro de la era Mubarak, abrirá, sin embargo, las puertas de lo insondable y podría asomar de nuevo a Egipto al abismo de la violencia. basket adidas store locator for new balance shoes Escamados por una historia -la del golpe militar de 1952 contra el rey Faruk, que ahora parece repetirse-, los Hermanos Musulmanes aprovecharon la jornada de reflexión previa a la votación de este sábado para advertir que no aceptarán un posible fraude. adidas zx 500 Arrellanado en su silla habitual de una conocida cafetería del centro de El Cairo, Mahdi Hasan Shafaq, escribe en su twitter !Que os creíais ilusos, nada ha cambiado. Fjallraven Kanken Backpack Outlet Aquí nunca hubo una revolución! Son cada vez los que comparten esa sensación de engaño y de oportunidad perdida.

  • Womens Nike Air Vapormax
  • Aquellos que se retuercen en la burla pero que vuelven a rebelarse, aunque ahora sin esa ingenuidad que les llevó a apelotonarse en la plaza de Tahrir y creer que los años de oscuridad, represión, tortura e indignidad habían fenecido como por ensalmo. Joe Montana College Jerseys La realidad, no obstante, se obstina en empujarnos a pensar que, en verdad, solo ha habido un intercambio sutil de fichas, una simple sustitución de jugadores, y que la transformación genuina ni siquiera se atisba. Mochilas Kanken Mini El poder económico, legislativo y militar sigue en manos del Ejército, todavía omnímodo. new balance 997 También las herramientas represoras. nike air max 1 hombre En un habilidoso acto de prestidigitación, y pocos días antes de las elecciones y de la anulación de la Asamblea, el ministerio de Interior devolvió a los militares la potestad para arrestar a civiles por delitos de derecho común. mochilas kanken baratas Un diestro truco dialéctico para restaurar la ley de emergencia levantada el pasado mayo, tras más de tres décadas en vigor. Junto a ellos, las elites económicas del antiguo régimen -a las que corteja Shafiq y en parte representa- permanecen inalteradas, firmes en sus puestos, desplegando todos los recursos a su alcance para defender sus privilegios. New Balance 1400 hombre Como si de una ruleta rusa de alianzas cambiantes entre el Ejercito, los poderes fácticos económicos y los islamistas se tratara. “Entiéndelo bien”, me escribe Shafaq. ray ban new wayfarer 2013El legislativo y el Ejecutivo en manos de los Hermanos Musulmanes era demasiado. nike air presto bambini Nadie se fía de ellos, ni los militares ni quienes controlan con ellos la economía. Como compañía principal para el teatro de la democracia, quedaban bien. Nike Air Max BW Femme air max homme pas cher Pero nada más allá. Canotte Miami Heat Goedkoop Adidas Y-3 No les dejarán que copne el poder”.

    Paralmentarias 2012: el póker persa

    En un somero artículo sobre la aún no sobrevenida “primavera árabe”, publicado el junio de 2011 en la revista Foreign Affairs, el sociólogo estadounidense Jack Goldstone, experto en movimientos sociales y política internacional, argumenta que para que una revolución culmine en éxito deben concurrir cuatro circunstancias: que el gobierno haya perdido toda credibilidad y parezca tan injusto e incompetente como para ser visto como una amenaza para el futuro nacional; que las elites -especialmente las castrenses- se sientan tan desafectas a la dirección política que obvien su defensa; que un amplio y heterogéneo sector de la población se movilice; y que los poderes internacionales eviten defenderlo o impidan que recurra a la fuerza para salvarse. Kam Chancellor Seattle Seahawks Jersey Hasta la fecha, sólo una de estas condiciones se vislumbra en Irán, país que se halla inmerso en una compleja encrucijada con cierto aroma a estertor de una era. Flanqueado por vecinos tan poderosos como hostiles, y estado-médula de una región todavía clave en el cada vez más amplio tablero planetario, sufre desde hace un lustro una severa presión internacional, enraízada en el pulso que mantiene con Arabia Saudí por erigirse en potencia regional, en su obstinada enemistad con Israel y en la sospecha que albergan las grandes naciones occidentales de que su controvertido programa nuclear civil oculta, en realidad, una vertiente bélica clandestina. adidas neo męskie El resto de condiciones, aunque no es descartable que se precipiten en un futuro no demasiado ontano, no son, a día de hoy, más que un anhelo inconcluso.

  • Air Max 2014 Homme
  • Canotte Cleveland Cavaliers Es cierto que el gobierno que preside el polémico Mahmud Ahmadineyad concita más detractores que camaradas, pero su confusa política económica y sus delirios nacionalistas no parecen suponer aún una amenaza definitiva para la estabilidad nacional; y aunque las críticas a la gestión del líder supremo se multiplican, su posición al frente de la cleptocracia religiosa-militar se percibe todavía sólida. adidas tubular mujer El ayatolá Alí Jameneí parece manejar aún con soltura los intrincados hilos de una sociedad que sabe cainita. Existen, igualmente, divergencias abisales en el seno de las fuerzas de Seguridad -en particular en la cúpula de la todopoderosa Guardia Revolucionaria- y en la casta religiosa, pero están aún lejos de llegar a horadar el núcleo del sistema. Nike Air Lebron 13 Ep Y aunque una destacada parte de la población aprovechó un instante de duda en 2009 para protestar y exigir cambios, la brutal y cruel represión del régimen -tanto física como psicológica- ha enterrado en sangre y miedo muchas esperanzas. En este ambiente enrarecido, en el que se entreveran el hosco bramido de los tambores pre-bélicos y los susurros traicioneros de la conjura, el riesgo de una poco probable confrontación bélica y el debate de sordos en torno a la posibilidad de que Irán adquiera la bomba atómica han relegado a un segundo plano el ruido de sables que atruena en torno a los comicios parlamentarios previstos para el próximo 2 de marzo, pese a que los analistas los contemplan como cruciales para el futuro a medio plazo de un régimen en el que cada vez se perciben fisuras más evidentes. En superficie -y una vez confirmado el boicot del vapuleado movimiento pseudo reformista verde, cuyos líderes, el ex primer ministro Mir Husein Musavi y el dos veces presidente del Parlamento, el clérigo Mehdi Karrubí, siguen aún sometidos a un férreo arresto domiciliario- la elección de la novena Asamblea desde la constitución de la República Islámica se proyecta como un nuevo asalto en el combate fratricida que desde hace meses disputan la facción más retrógrada y ultraconservadora del sistema -heterogénea en torno al líder supremo- y la nueva generación de los llamados “pragmáticos”, que abandera Ahmadineyad. Un duelo de titanes que se dirime a tumba abierta desde que el mandatario -que se siente legitimado por su apabullante y controvertida reelección- aprovechara el polémico triunfo electoral para intentar introducir un ambicioso plan de reforma política y económica que apunta a los cimientos de la teocracia fundada en 1979 por el carismático gran ayatolá Rujolá Jomeini, y en particular al poder de los clérigos. Nike Free 5.0 Heren Cheap Nike Shoes UK Pocos meses después de su discutida victoria, y una vez apaleado y acallado el clamor popular contra un resultado tildado de fraudulento- Ahmadineyad presentó ante la Cámara un proyecto para suprimir los subsidios a los productos básicos -instaurados hace tres décadas por el propio precursor del actual estado- y sustituirlos por un enrevesado sistema de compensaciones que en principio englobaba a toda la sociedad pero que a la postre no ha servido para atajar la pobreza y sí para hundir más el precario nivel de vida de las clases medias. La propuesta se topó, desde el principio, con la firme oposición del Parlamento, liderada por el propio presidente de la Cámara, Alí Lariyaní, ladino político y capo de una de las familias más influyentes del país, además de hombre cercano al líder supremo. adidas gazelle Durante casi un año, diputados conservadores o “principalistas” lograron bloquear la reforma y sacaron a la luz una batalla interna que hasta entonces latía soterrada. Nike Air Max 2016 Heren groen nike goedkoop Sólo la intervención directa del propio Jameneí -quien ordenó que se aprobara la reforma- puso punto y seguido al conflicto. Desde entonces, y en aparente paradoja, la máxima autoridad iraní se ha alejado gradualmente del mandatario -al que apoyó en la trifulca electoral pese a que las irregularidades eran patentes- y deslizado su amparo hacia los sectores conservadores más beligerantes. Fuentes cercanas al entorno del líder supremo aseguran que la principal preocupación de Jameneí es el deterioro paulatino de la economía, y que el fracaso de la reforma de los subsidios -que también decidió avalar pese a las advertencias de su camarilla- ha multiplicado esa inquietud y la desconfianza hacia Ahmadineyad, cuyas políticas han comenzado a minar, asimismo, su imagen y prevalencia. Las tensas relaciones entre ambos llegaron a punto de inflexión en mayo del pasado año, fecha en la que el gran ayatolá hizo uso de sus omnímodas prerrogativas para obligar al mandatario a restituir en el gabinete al ministro de Inteligencia, Heydar Moslehi -único clérigo del Ejecutivo-, al que dos horas antes Ahmadineyad había obligado a dimitir. cheap albion gold Durante los siguientes nueve días, el presidente desapareció de la escena pública, e incluso obvió asistir a dos consejos de ministros seguidos, en un reto público al máximo poder sin parangón en la historia de República Islámica.

  • New Balance 1600 Donna
  • Enturbiadas las aguas, la prensa afín al líder supremo comenzó a atizar la maquinaria con la filtración de una serie de escándalos de corrupción en el círculo más próximo del mandatario -en particular contra el vicepresidente, Mohamad Reza Rahimí y su jefe de gabinete, el criticado y denostado por los clérigos Esfandiar Rahim Mashaii, al que se acusa de “desviacionista”-, que socavó la imagen de integridad de Ahmadineyad y permitió que la bancada más conservadora de la Cámara -azuzada por clérigos y miembros de la Guardia Revolucionaria- avanzara en su estrategia y emprendiera el trámite parlamentario para exigir su comparecencia, bajo la acusación de malbaratar el erario público. La primera solicitud fracasó después de que diputados afines a Ahmadineyad lograran convencer a algunos de sus compañeros de que retirasen las firmas. La segunda, liderada por Alí Motaharí, uno de los diputados más beligerantes de la corriente “principalista”, ha quedado en suspenso hasta que concluya el receso parlamentario impuesto por la celebración de los comicios. En caso de que finalmente prosperase, Ahmadineyad sería el primer jefe de gobierno iraní en hacer frente a un proceso de este calibre desde la fundación de la teocracia persa. asics femme pas cher nike tn requin pas cher Acorralado, el presidente y su círculo han optado por modificar sus tácticas electorales previas en un intento casi desesperado por recuperar el crédito perdido y conservar un peso específico en el Parlamento que les permita proseguir con sus planes, culminar la legislatura y llegar a las elecciones presidenciales de 2013 con opciones de retener la jefatura del gobierno. Nike Air Max Goedkoop adidas 2017 pas cher nike air max 2017 pas cher En principio, la tarea parece hercúlea. Nike Scarpe Donna A la presión de los grupos más conservadores, se une tanto el declive en el apoyo popular al presidente como la crítica coyuntura económica. buty nike janoski damskie Canotta Golden State Warriors Kanken Mini Baratas A primera vista, nada ha cambiado en el país en los dos últimos años. Los mercados siguen abastecidos, y el ajetreo de clientes es continuo a la puerta de los comercios y en los cada vez más entristecidos centros comerciales de las grandes ciudades. Sin embargo, las bolsas ya no van medio llenas, si no más bien inclinadas al vacío. Y aquellos que aceptan pararse en la calle y expresar su frustración en voz alta, se quejan de que mientras los precios vuelan, el valor del rial, el de los ahorros y el de las propiedades inmobiliarias -para quienes las tienen- se deprecian día a día. Al sentimiento de rabia, suelen añadirse, además, el escepticismo en la gestión del gobierno y el hartazgo de políticas hasta la fecha apenas discutibles, como el respaldo al desafío nuclear o la hostilidad a Occidente. Conscientes, Ahmadineyad y sus aliados -entre los que se cuentan también nuevas generaciones de la Guardia Revolucionaria- han decidido cargar el peso de sus esfuerzos electorales en las zonas rurales más empobrecidas y en las provincias periféricas, donde aún tienen acceso casi franco a los recursos del estado. nike air max 2016 goedkoop Regiones más desfavorecidas donde, aunque suene paradójico, el impacto de la supresión de los subsidios ha sido ínfimo, o incluso positivo: a los que casi nada tienen, la escasa mensualidad que el Ejecutivo ingresa por miembro de la familia -en torno a 40 dólares por persona- se convierte en poco menos que una fortuna.

  • Air Max 90 Floreale
  • En este escenario, nadie sabe cual es su respaldo real. Aún así, observadores y analistas auguran que los partidarios del presidente sufrirán importantes derrotas en las grandes urbes, pero acumularán numerosas pequeñas victorias a lo largo de la miríada de áreas rurales que componen el grueso del país. cheap albion gold En este sentido, la aparente obsesión del líder supremo de que la participación sea muy alta, superior al 60 por ciento -para demostrar así la unidad nacional frente al boicot de la oposición aperturista y las críticas del exterior- podría, paradójicamente, beneficiar al mandatario. Mens Nike Air Max 90 (En esa misma línea, diversas páginas web opositoras concluyen que el propio Jameneí ordenó al Consejo de Guardianes -segundo órgano de poder en el estado- que redujera la cifra de candidatos vetados para ofrecer de esta manera una mayor sensación de pluralismo, en unas elecciones donde 260 de los 290 diputados que actualmente componen la Cámara pretenden ser reelegidos). Al otro lado, los conservadores -conocidos igualmente por “principalistas- tampoco aparecen como un frente cohesionado. Aunque a principios de enero, poco después de que se abriera el plazo para la presentación de candidaturas, una veintena de esas organizaciones se aliaron en un plataforma bautizada “Frente Unido de los Principalistas” (JMO), lo cierto es que con el paso de las semanas han aflorado discrepancias estructurales. buy albion gold Uno de los primeros en romper la baraja fue el influyente diputado Alí Motaharí, cuñado del presidente de la Cámara, Alí Lariyaní, y enemigo acérrimo de Ahmadineyad. Miembro de una influyente familia de clérigos, Motaharí denunció que sus divergencias “interpretativas” fueron la causa de que el “Frente Unido Principalista” le excluyera, junto a otros, de la lista de candidatos a la reelección por el distrito de Teherán. Fjällräven Kånken Mini Tanto él, como otras figuras relevantes de la política nacional como el clérigo Abul Hasan Navvab, vicesecretario general de la Sociedad de Clérigos Combatientes -principal agrupación clerical del país- aspirarán a un escaño en listas alternativas. cheap albion silver El análisis de la candidatura capitalina del JMO y las notables ausencias en la misma permiten entender parte de la cruda y complreja lucha que se libra en el seno de los conservadores. Yeezy Boost 750 albion gold La lista de 30 aspirantes está encabezada por Gholam Alí Hadad Adel, ex presidente del Parlamento y consuegro del líder supremo -su hija está casada con uno de los hijos de Jameneí. Compra Zapatillas New Balance Junto a él concurren varios ex altos mandos de la Guardia Revolucionaria provenientes de los grupos más retrógrados de esta elite militar -la “Sociedad de Devotos de la Revolución Islámica” (JEEE) y la “Sociedad de Seguidores de la Senda de la Revolución Islámica” (JREE)-, en su inmensa mayoría contrarios a Ahmadineyad. albion silver Sorprende, sobre todo, el reducido número de clérigos y la escasa la representatividad del “Frente de Seguidores del Imam y la Línea del Líder” (JPKER), que defiende los intereses de los bazares y los grandes comerciantes. Los expertos argumentan que el objetivo de Hadad Adel es disputarle la presidencia de la Cámara a Lariyaní, razón por la que habría descabalgado a diputados de peso como el propio Motaharí, o Hamid Reza Katouzian y Alí Abbaspour, a los que se considera cercanos a quien durante años ha sido negociador y asesor para Asuntos Nucleares del líder Supremo.

  • ADIDAS ULTRA BOOST Uncaged
  • A Larijaní -cuya familia ha acumulado un enorme poder con la ascensión a la jefatura del Poder Judicial de su hermano Sadeq Lariyaní- se le acusa, desde los círculos más ultraortodoxos, de tibieza frente al movimiento de oposición verde y de ambivalencia en pos de una agenda oculta. Asics Onitsuka tiger damskie buy albion gold Jordan Reed Redskins Jerseys Durante años, este político emparentado con influyentes ramas chiíes iraquíes de Nayaf, ha sonado como posible aspirante a la presidencia. A estar representado en la Cámara también aspira un tercer grupo conservador, dirigido por el ex comandante jefe de la Guardia Revolucionaria Mohsen Rezaei, quien ya hizo frente al propio Ahmadineyad en las tumultuosas presidenciales de 2009 y que ahora dirige el Consejo de Determinación, uno de los órganos de mayor poder en el andamiaje de la República Islámica. Brandon Crawford Jersey adidas y3 hombre New Orleans Pelicans Al margen de la lucha han quedado la mayor de los grupos opositores considerados no conservadores o pro reformistas, como el Frente de Participación Islámica -vinculado a la familia del ex presidente Mohamad Jatamí-, la “Organization de Muyahidin de la República Islámica” o el “Partido de los Constructores”, afín al ayatolá Alí Akbar Hashemi Rafsanyaní, hombre del círculo de Jomeini, antiguo aliado de Jameneí, presidente durante los años de la reconstrucción del país (1989-1997) tras la guerra con Irak y enconado enemigo de Ahmadineyad, frente a quien perdió las presidenciales de 2005, igualmente tildadas de fraudulentas. Maglie Basket Cam Newton Auburn Football Jerseys La posibilidad de un nuevo amaño ha sido una de las razones aducidas para el boicot por algunos de estos grupos reformistas, un temor que también albergan una buena parte de los “principalistas” y militares más beligerantes. Mirados en lontananza, los comicios legislativos del próximo dos de marzo pueden servir, sobre todo, para intuir los derroteros por los que puede derivar la confusa política iraní ante las elecciones presidenciales de 2013, consideradas trascendentales en el devenir del régimen. Parece asumido que, una vez agotados los dos mandatos que prescribe la Constitución y casi perdidas las opciones de enmendar la Carta Magna que alguna vez albergó -casi en secreto- el propio Ahmadineyad para aspirar a un tercer periodo, su círculo interno tratará de aferrarse al gobierno con un nuevo candidato. Desvanecida la opción de Mashaii, los rumores apuntan al actual ministro de Asuntos Exteriores, Alí Akbar Salehí, un hombre llegado de la ciencia y escasamente ligado a las diferentes familias que guerrean por el poder, y que aparentemente goza aún del favor del líder supremo. Adidas buty dziecięce Para ello, necesitarán doce meses más de calma, que le permitan llegar a la campaña electoral con más de una baza ganadora en la manga. new balance 530 homme prix Y aunque el Parlamento no tiene apenas poder efectivo, los acontecimientos de los dos últimos años han demostrado que puede destuir políticas, y políticos. buy albion silver Nike Air Max 2017 Heren grijs Entre bambalinas pende, ademas, la reciente amenaza del líder supremo, quien el pasado octubre, y en plena efervescencia de la polémica con el presidente, insinuó que no sería descabellado pensar que “un día, probablemente en un futuro lejano” desapareciera el sistema presidencialista y la jefatura del Gobierno pasara a ser ejercida por un primer ministro, elegido precisamente desde el Parlamento.

    Siria: Libia en el espejo

    En marzo de 2011, tras meses de infructuosa lucha, aviones de combate franceses, apoyados por el Reino Unido y Estados Unidos, bombardearon posiciones del Ejército libio cercanas a la asediada ciudad de Bengazi, capital económica del país.

  • Femmes Air Jordan 3.5
  • Bautizada como “Operación Protector Unificado”, la intervención militar liderada por la OTAN tenía un objetivo estratégico evidente: detener el avance de las tropas leales al líder libio, Muamar Gadafi, que habían logrado frenar el ímpetu de los rebeldes y comenzaban a recuperar terreno.

  • Nike Air Max 2016 Uomo
  • Desde el punto de vista táctico, la meta era aún más ambiciosa y a la postre constituiría una de las claves que propició el derrocamiento del dirigente árabe contemporáneo más longevo en el poder: dividir el país y facilitar a los alzados una base segura desde la que reorganizarse y lanzar un asalto efectivo contra el régimen. Una vez conseguida, la conquista de Bengazi no solo significó un golpe de efecto moral, sino que contribuyó a que los heterogéneos grupos opositores libios arrinconaran sus diferencias, formaran un frente común y aceptaran la constitución de un Gobierno provisional que fue rápidamente reconocido por la comunidad internacional. Solo seis meses más tarde, y gracias sobretodo a la ayuda bélica de la Alianza Atlántica, los rebeldes lograron entrar en Trípoli, tomaron la capital y persiguieron al sátrapa, que finalmente fue capturado en la vecina localidad de Sirte y ajusticiado extrajudicialmente por los vencedores. Oklahoma City Thunder Un año después, táctica y estrategia en Siria se asemejan al plan que funcionó en el estado norteafricano, aunque la peculiaridad geográfica del país, las persistentes divergencias internas de la oposición y las agrias disputas en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU impiden, de momento, que se avance con paso firme en la citada dirección. fjällräven kånken classic A simple vista, y al igual que en la batalla contra Gadafi, el alzamiento en Siria enfrenta a un régimen cainita y sanguinario que lucha por sobrevivir, y a una amalgama de grupos opositores en la que se imbrican, todavía sin mucho orden, desertores del Ejército, veteranos movimientos de oposición tanto internos -principalmente los Hermanos Musulmanes– como en el exilio, voluntarios sin adscripción fija y cientos de experimentados yihadistas llegados desde estados vecinos como Irak, Jordania, el Líbano y otras naciones musulmanas. Adidas NMD Heren

  • Nike Air Max 2018 Women
  • mochilas kanken no.2 Además, ocultos aún entre bambalinas, decenas de agentes de los servicios secretos de países occidentales como EEUU, Francia y el Reino Unido, y de naciones vecinas como Israel, Irán o Turquía libran un feroz combate clandestino cuyo objetivo esencial es preservar sus respectivos intereses geopolíticos. Air Max Zero Adidas Superstar Dames Únicamente la reticencia de Moscú, secundada desde Pekín y aplaudida con efusión en Teherán, a perder uno de los últimos aliados firmes que le quedan en la zona evita, hasta la fecha, que esa intervención extranjera sea pública y visible como lo fue en Libia.”Las recientes palabras del (presidente de Estados Unidos, Barak) Obama, que ha admitido operaciones encubiertas de la CIA en la zona, explican el desarrollo de los hechos en las últimas semanas“, argumenta un responsable de Seguridad árabe en el área. Nike Air Max 2017 Heren roodLa efectividad de los rebeldes ha mejorado. Goedkoop Nike Air Max 2016 Sus tácticas sobre el terreno son más profesionales, más efectivas y por eso han podido avanzar tanto en Damasco como en Alepo. nike air max 2016 blauw El objetivo es el control de esta ciudad, que debilitaría al régimen y partiría el país“, detalla está fuente, que pide no ser identificada. Cheap Nike shoes UK Aparte del lastre chino y ruso, otros dos son los escollos principales que evitan que se pueda cortar el nudo gordiano del enconado conflicto sirio. sac lancel pas cher El primero, la naturaleza híbrida de la propia oposición al presidente sirio, Bachar al-Asad, tan dispar como nebulosa. nike air max 1 pas cher

  • Nike Foamposite One Uomo
  • Compuesta tanto por activistas laicos como por apóstoles del islamismo, en 16 meses de alzamiento no ha conseguido aún aventar sus profundas diferencias ideológicas y formar un frente común de mínimos que le permita aunar fuerzas, pese a que comienzan a aflorar signos evidentes de debilidad en un régimen con síntomas de agotamiento. Solo en la última semana, los tres grupos más destacados han ofrecido sendas propuestas diferentes sobre el futuro político del combate. Trevone Boykin Jerseys nike air max 2017 dames grijs El Consejo Nacional Sirio (CNS), principal plataforma opositora, integrada por kurdos, árabes, cristianos, musulmanes suníes y otras minorías, anunció días atrás que ya se han iniciado los contactos para la formación de un gobierno provisional que pilote una eventual transición. Apenas 24 horas después, el Ejercito Libre Sirio (ELS), que lucha sobre el terreno y está formado en su mayoría por desertores del Ejército y extremistas islámicos, acusó a ciertos políticos de querer aprovecharse de la sangre de los mártires y advirtió que el primer paso debe ser la formación de un Consejo Superior de Defensa, en el que compartan responsabilidad civiles y militares. Solo un día más tarde, un tercer grupo de opositores anunció su salida del CNS y la creación de una nueva entidad, con objetivos diferenciados.

  • Air Jordan 13 Uomo
  • air max Dirigido por el juez Haizam al-Maleh, el nuevo Consejo para la Revolución Siria recrimina al CNS -dominado por los Hermanos Musulmanes- que se haya desligado de la realidad sobre el terreno para perseguir sus propias quimeras. nike air max 2017 femme noir En el fondo de la disputa se atisba la disparidad de criterio que existe sobre el papel que deben desempeñar aquellos miembros del círculo íntimo del régimen que, como el general Manaf Tlas, han decidido desertar. Algunos consideran que deben formar parte e incluso liderar el proceso de transición; otros, como el propio Al-Maleh insisten en que deben permanecer apartados y someterse al dictado de la Justicia por su su vinculación con el gobierno. Mochilas Kanken Mini Braxton Miller – Ohio State Buckeyes Una polémica que amenaza con ahondarse a medida que se redoblen las defecciones, como la del ya ex primer ministro Riad Farid Hijab. Chaussures Asics Femme

  • NIKE AIR ZOOM ELITE 9
  • lancel pas cher El segundo obstáculo es el creciente papel que desempeñan en la guerra elementos yihadistas, con diferencias sectarias cada vez más acusadas que parecen conducir el país hacia la inestable y sangrienta situación en la que se sumió Irak tras el derrocamiento en abril de 2003 del entonces también vilipendiado presidente Sadam Husein.

  • Air Max 2017 Donna Verdi
  • La acción de estas milicias de fanáticos, algunas de ellas vinculadas a la red terrorista internacional Al Qaida, se ha multiplicado con celeridad en los últimos meses, en los que han perpetrado decenas de atentados.

  • Air Max 90 Uomo
  • El pasado fin semana, y en nuevo paso hacia adelante, un grupo que se dice afín al ELS anunció la captura de 48 peregrinos iraníes, a algunos de los cuales acusa de ser agentes clandestinos de la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite y bastión ideológico de las Fuerzas de Seguridad iraníes. adidas yeezy heren new balance 997 on sale Herschel Walker UGA Jersey Una acción que ha obligado a Teherán a colocarse en la vanguardia del conflicto y exigir al resto de actores implicados ´principalmente Turquía y Qatar- que asuman sus responsabilidades. nike air max 2017 heren wit Murad Batal al-Shistani, experto en grupos yihadistas de la BBC británica advertía días atrás que los ataques de organizaciones locales como Jabhat al-Nusra y de extranjeras como Fatah al-Islam (con base en el Líbano) se han disparado en el primer semestre del año y apuntaba hacia Irak y el propio Líbano como punto de partida de los fanáticos. “Los yihadistas, aquellos que pretenden imponer un estado islámico por la vía de violencia, han comenzado a ser perceptibles en el campo de batalla, al tiempo que Siria crece como tema de debate recurrente en los foros extremistas”, escribía. Adidas Goedkoop “Las investigaciones apuntan que son muy activos en entornos urbanos: el 54 por ciento de los ataques los han realizado en Damasco y el 20 por ciento en Alepo”, explicaba. ffxiv gil Adidas NMD Dames beige Tennis Nike France Este incremento de la actividad no solo preocupa a Occidente -espantado por la posibilidad de matanzas étnicas indiscriminadas-, sino a los propios sirios, molestos ya con algunas de las actitudes intransigentes y arrogantes de esas milicias; y sobre todo al propio ELS, gran parte del cual que trata de desmarcarse de sus tesis y acciones. “La ideología yihadista contradice aquello por lo que lucha el ELS“, declaró a la cadena británica el coronel Ahmad Fahd al-Nimah, miembro de la fuerza rebelde.

  • Milwaukee Bucks
  • Son una amenaza real para cuando caiga el régimen“, advirtió. New Balance Polska Pocos creen que eso pueda ocurrir a corto plazo si los rebeldes no conquistan antes una base importante, como la sitiada y castigada Alepo.

    Turquía, Arabia Saudí y la encrucijada siria

    Aquellos que empezamos en el periodismo cuando los ordenadores eran aún un trebejo insólito, conservamos un arcaico archivo de viejas hojas de papel de periódico amarillento -proverbial y magnífico es que el guarda el maestro Tomás Alcoverro en su acogedora casa de Beirut. Cuando razones tan prosaicas como una capa de polvo que indigna a nuestras parejas, la falta de espacio o una mudanza no deseada nos compelen a revisarlo, el azar -o el destino- suelen depararnos gratas sorpresas. Revolviendo esta semana en el mío, hallé un largo análisis de Robert Fisk sobre el futuro de Oriente Medio, publicado por el suplemento del domingo de el diario español El País el 17 de octubre de 1999. albion gold Titulado “Los nuevos líderes árabes”, teorizaba sobre como las repúblicas árabes -Egipto, Siria, Libia, Irak- estaban abocadas a la sucesión dinástica, con el beneplácito cómplice de Occidente. nike air force 1 mid hombre La atmósfera de la región en aquellos días finiseculares contribuía a sustentar la teoría, ahora fallida. En 1999, tres históricos reyes habían cruzado la laguna Estigia y cedido el cetro a sus vástagos. nike air max pas cher En Marruecos, Hasan II había dejado el trono atado a los pies de su primogénito, coronado como Mohamad VI. Otro tanto había ocurrido en Jordania, donde el pro occidental Husein había sido sucedido por su atildado hijo Abdula II y su moderna nuera Rania. Mientras que en la pequeña isla de Bahrein, Hamad Bin Isa al-Jalifa reemplazaba sin contratiempos a su fallecido padre, el emir Isa bin Salman al-Jalifa. nike shoes uk cheap uggs for sale Sostenido en el axioma “el mundo árabe puede haber aceptado el mundo moderno (…) y la idea de paz en Oriente Próximo. Air Jordan 6 Retro Pero la familia es la que manda”, el aplaudido corresponsal británico aventuraba que otros cuatro retoños -casi todos de muy mala reputación- sustituirían a sus ancianos progenitores cuando estos fallecieran, pese a que habían crecido en sistemas republicanos, algunos con aparente ropaje de democracia. En Irak, sería Udai Husein; en Egipto, Alaa Mubarak; en Libia, Al-Saadi al-Gaddafi; y en Siria, Bachar al-Asad, escribía. “Pero la verdad -argumentaba Fisk- es que lo que queremos en Occidente es que esos países se gobiernen por sucesión. Al fin y al cabo ¿no fueron el Reino Unido y Francia los responsables de la creación de casi todas esas naciones? (…) Y les colocamos unos cuantos reyes. Apoyamos a Faruk en Egipto, a Idris en Libia, a Abdalá en Jordania y a Feisal en Irak. Y cuando los pueblos árabes se cansaron de sus reyes, les dimos generales para reemplazarlos. No es casualidad que el coronel Nasser, el general Sadam Husein, el general de las Fuerzas Aéreas Mubarak y el coronel Gaddafi haya llevado siempre uniformes idénticos -salvo por las águilas de gobierno en las gorras- a los del ejército británico. buy albion gold Y les estuvimos apoyando (…) Por supuesto, cuando nuestros hombres se rebelan, los bombardeamos. Air Max 2017 Dames wit Cuando Nasser nacionalizó el canal de Suez, Francia y el Reino Unido se pusieron de acuerdo con Israel para librar una guerra con Egipto. Cuando Gaddafi decidió hacer estallar un avión de pasajeros, le bombardeamos (y le matamos a una hija adoptiva). Cuando Sadam invadió el país que no debía (Kuwait), también se le bombardeó. Yeezy Boost 750 Pero después, perdonamos a nuestros presidentes”. Y Fisk concluía: “El único resultado que no queremos ver en el mundo árabe es, desde luego, una verdadera democracia. Lo último que desean Washington y Europa es una serie de estados árabes que se nieguen a obedecer nuestra política. Por eso preferimos en Oriente Próximo la estabilidad a la democracia, hombres capaces de controlar a su pueblo por encima de los derechos humanos y la libertad de expresión. nike italia Y estamos más que satisfechos de permitir que los hijos, los primos y hermanos de los reyes y presidentes sucedan a sus mayores: incluso les ayudamos a esa sucesión si es necesario…”. Trece años después, solo uno de aquellos delfines ha alcanzado el poder. Udai fue asesinado a balazos, junto a su hermano menor Qusai, tras la orgía de sangre y venganza que se desató en Irak una vez que su padre fue derrocado en 2003 por las tropas anglo-estadounidenses. adidas y3 sale A Alaa Mubarak, sus sucios negocios y su vida disipada le apartaron pronto del camino de la presidencia. Su padre prefirió a su hijo menor, Gamal, en apariencia más culto y moderado. Nike Air Max bw Baskets cheap adidas Sin embargo, ni el Ejército ni el pueblo le dieron nunca opción. El alzamiento popular de enero de este año ha llevado a toda la familia a la cárcel. adidas neo daily team męskie nike air max dame En Libia, es Saif al-Islam, otro de los nueve hijos de Gaddafi, quien parece haber asumido las riendas junto a su rebelde padre para hacer frente a la equivocada y costosa -en tiempo de crisis- guerra emprendida por EEUU y la OTAN. Solo Bachar al-Asad mantiene a duras penas el poder en Siria, zarandeado por la misma oleada de frustración popular que ha acabado con los sueños dinásticos de los Mubarak en Egipto y ha diseñado un nuevo tablero político en Oriente Medio. En esta atmósfera de cambio histórico en la zona, el discurso pronunciado este lunes por el presidente sirio suena a canto del cisne de un régimen exhausto, víctima de sus errores, sus egos incontrolados y sus rencillas familiares. Cuando hace dos meses la mecha de las protestas populares en Egipto y Túnez prendió ligeramente en Damasco, pocos se aventuraron a pronosticar la caída de sistema que parecía sólido. adidas ultra boost cheap albion gold Asido a una coherente política externa, cimentada en un nacionalismo orgulloso y beligerante, y un férreo sistema de seguridad, el mandatario había conseguido en los últimos años trocar ciertos resortes del envenenado régimen que heredó de su padre, y recluir en un rincón a algunos de los anquilosados y avariciosos dinosaurios que rodearon al viejo León de Damasco, reticentes a desprenderse de un entramado del que se lucraban desde hacía años. Las reformas económicas -aunque débiles y lentas- habían introducido un pequeño halo de esperanza en el país y comenzado a dibujar los pilares que harían olvidar treinta años de crudo socialismo. La principal crítica al mandatario era la lentitud y lasitud de las transformaciones y su falta de valentía para suprimir abusos, vicios y personajes y lazos del pasado. cheap albion gold nike air max 2016 blauw Esas eran también las reivindicaciones principales de aquellos que salieron a las calles de la capital a mediados de marzo; valentía, velocidad y determinación en el proceso de reforma. New Balance Outlet UK albion silver Nerviosa quizá por lo sucedido en Egipto, la familia Al-Asad/Makhloufs cometió entonces el primero de una larga sucesión de errores en cadena que le han colocado al borde de la sima. Maglia LeBron James La extrema violencia empleada en la represión despertó en la población los fantasmas del pasado, aventó sus miedos, espoleó su determinación y cohesionó las distintas ambiciones de la oposición. oakley half jacket 2.0 Las historias de mujeres niños torturados, los asesinatos a sangre fría subidos a la red, terminaron por alejar al pueblo del presidente, quien se quedó solo, rodeado únicamente por una familia ambiciosa y despiadada, y protegido (o ¿sometido?) por la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite en manos de su cruel hermano Maher al-Asad, señalado como el ejecutor de la brutal represión. new balance homme 574 pas cher A Maher los expertos también le atribuyen la responsabilidad del segundo error grave del régimen, que con su decisión de arrasar la aldea fronteriza de Jisr al-Shughour le hizo perder el único aliado fiable frente a Occidente que le restaba en la región: Turquía. fjallraven kanken sale uk adidas ultra boost uncaged męskie Los lazos entre ambos países, históricamente complejos, habían dado un vuelco espectacular en el arranque del siglo XXI, coincidiendo con la llegada al poder del joven al Asad y el inicio de la política de “fronteras tranquilas” emprendida por el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) del primer ministro turco Recep Tayeb Erdogan. air jordan 18 Atrás quedaron los oscuros tiempos en los que Ankara había llegado incluso a amenazar con desatar hostilidades si el régimen sirio no ponía fin a la actividad en su territorio nacional del independentista Partido de los Trabajadores del Kurdistán, liderado por Abdalah Ocälan. Las fronteras se abrieron al comercio y Turquía devino en el principal socio político y económico de Siria, aparte de Irán. adidas y3 sale La cooperación estatal arraigó y el ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmat Davutoglu, comenzó a ser visitante frecuente en Damasco. Firme en sus aspiraciones de convertir a Turquía en una potencia regional, y temeroso de una revuelta de negativas consecuencias en su frontera de sur, Erdogan despachó al propio Dovatuglu y al jefe de los servicios secretos a Damasco nada más estallar las protestas para tratar de convencer a Al-Asad de la necesidad de acelerar las reformas y evitar así una espiral de sangre y violencia. Incluso le instó a que se desprendiera de su hermano, Maher, al que tildó de “salvaje”. Desde entonces, y hasta los cruentos sucesos de Jisr al-Shughour, Ankara trabajó entre bambalinas -y con el apoyo tácito de Estados Unidos- para hallar una solución rápida e indolora. Teddy Bridgewater College Jerseys Sin embargo, el asalto a fuego de la citada población y la salida de miles de refugiados, muchos de ellos llegados con historias de horror que han salpicado la prensa turca, han sumado presión a Erdogan, que se ha visto impelido a cambiar el discurso. asics gel lyte En lontananza se atisban escasas soluciones. cheap albion silver Para aquellos que permanecen en las calles no hay vuelta atrás. Aventado el temor a una guerra civil, ahora exigen la purga definitiva del régimen y están determinados a lograrlo: en uno de sus últimos comunicados, los denominados comités de coordinación han exigido la inmediata dimisión del presidente y la creación de un consejo de transición formado por civiles y militares que pilote un acelerado tránsito a la democracia plena. nike tn requin Su objetivo, aseguran, es que “×em×la nueva Siria sea una república y un estado civil que pertenezca a todo el pueblo, y que no sea el coto privado de familia, individuo o partido alguno×/em×”. Un país de igualdades “que no se herede de padres a hijos”. Analistas y escritores como Robin Yassin-Kassab, autor del reconocido libro “The road from Damascus” sugieren la posibilidad de una intervención militar turca en la castigada franja norte, que daría un espacio de libertad y maniobra a la oposición similar a la que los rebeldes libios disfrutan en Bengazi. Sin embargo, parece poco probable que Ankara se embarre en una operación de riesgo descontrolado. En opinión de analistas turcos, Erdogan ha llegado a la conclusión de que el régimen sirio se tambalea, y con él los lazos comerciales entre los dos países; por ello ha decidido abandonar la línea de contención y dar un paso adelante que garantice a su país un papel relevante en el futuro sirio y le permita recomponer los réditos comerciales. Consciente que las revueltas en la zona favorecen su estatus de potencia regional, el primer ministro turco juega desde hace unas semana sus bazas en la arena internacional para asegurarse influencia en una eventual Siria sin la familia Al-Asad, al mismo nivel que Washington, Londres, Moscú, París o Pekín. buy albion gold Nike Air Max 2017 Heren zwart Una estrategia que también agrada en la Casa Blanca, que mantiene una estrecha colaboración con Ankara en la búsqueda de alternativas. air jordan fly 23 La Administración estadounidense parece entender que por posición geográfica, cultura, religión y vínculos históricos, Turquía es su mejor amigo en la zona, mientras que el Gobierno turco se ha dado cuenta de que es un problema demasiado complicado como para lidiarlo solo. El objetivo sería promover un régimen moderadamente islámico y parcialmente democrático, inscrito en el liberalismo social y económico, que ceda en conflictos regionales como la reclamación de los altos del Golán y la defensa de Palestina, y rompa con Teherán. air jordan 28 Quién sería su cabeza visible es una incógnita aún por despejar. new balance 247 Analistas turcos sugieren que al primer ministro le seduce la idea de un gobierno liderado por una rama moderada de los Hermanos Musulmanes, que emprendiera una programa similar a su alabada democracia-islámica. new balance 410 Existe otra duda más, igualmente crucial: ¿Qué ocurrirá con Irán, aliado incondicional de Damasco y estado con el que Turquía también tiene unas importantes y estratégicas relaciones comerciales y políticas? El periodista turco Nihat Ali Özcan recordaba esta semana en el diario Hurriyet que tras la invasión estadounidense de Irak, Oriente Medio se polarizó en dos bloque antagónicos: uno formado por los estados suníes -Egipto, Pakistán, Arabia Saudí- y por otro el eje chií, liderado por Irán e integrado por Siria, Irak, con el grupo chiíta libanés Hizbulá como principal apoyo. Situada en dos aguas, Turquía optó por buscar un equilibrio que le permitiera tener buenas -y rentables- relaciones con ambos. “La llegada al poder de unos democratizados Hermanos Musulmanes con el apoyo mediático y psicológico de Occidente podría significas que Siria dejara definitivamente de pertenecer al bloque chií. Perder un aliado como Siria haría que Irán perdiera una importante espacio geopolítico (…) Ante estas circunstancias, Turquía debería abandonar la política de equilibrio y asumir su papel como nuevo miembro del bloque suní. buy albion silver No sería una sorpresa que la relación entre Turquía e Irán adquiera una nueva forma en el futuro”, afirma. nike air max thea Con menos probabilidades éxito -a priori- se presenta la denominada “opción saudí”. nike air max 1 pas cher Apoyada en su aparente calma interna y su inmenso poder petrolero, Riad también aspira a salir reforzada de la crisis como potencia en la zona. Implicada desde hace años en una guerra fría con Irán, uno de cuyos campos de batalla es el Líbano, Arabia Saudí podría comprar con sus petrodólares a la vasta casta comerciante suní, como ya ha hecho en Beirut. Y con el mismo arma y su islamismo retrógrado, tratar de ganar también la confianza de los Hermanos Musulmanes sirios más conservadores. chaussures nike pas cher En su contra juegan las excelentes relaciones que la familia real saudí mantiene con un viejo dragón del régimen, que cultiva sus ambiciones y sed de venganza en un exilio dorado en Londres: Rifat al-Asad, hermano del fallecido León de Damasco y tío de Bachar. Conocido como el carnicero de Hama -por su papel en la represión y asesinato de miles de opositores al régimen en esta población en 1982, en su mayoría seguidores de la Hermandad- fue vicepresidente del país hasta finales de los noventa, y aún alberga la ambición de gobernar el país. Aunque en las última semanas ha moderado su discurso y hecho guiños a la comunidad internacional, tiene mínimas opciones.

    Mercado persa

    Ufano y en apariencia tranquilo, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, convocó la semana pasada a los escasos periodistas extranjeros que quedamos en Irán para hacer balance en el ecuador de su segunda legislatura. Asido a su proverbial optimismo, el mandatario empleó los primeros cinco minutos en desgranar una serie de cifras que envolvieron en una aura de éxito su controvertida política de reforma económica, criticada sin embargo por todo el arco de la ecléctica oposición. Según el mandatario, sus medidas lograrán este año crear más de dos millones y medio de puestos de trabajo, han mantenido la inflación estable a pesar del alza de los precios por el fin de los subsidios, y han espoleado la industria, pese al espectacular incremento de gastos como la electricidad y la gasolina. nike air max 90 femme Maglia Larry Bird nike air force 1 low hombre Un prodigio de gestión para un proyecto con el que dice que pretende colocar a Irán a la cabeza de los países del mundo, sanciones internacionales aparte. Las cifras y el esplendoroso panorama recreado por Ahmadineyad colisiona con la opinión de analistas independientes, tanto iraníes como extranjeros, y con la realidad en la calle, donde se percibe un evidente deterioro del poder adquisitivo de la población. cheap nike trainers uk Artículos como el pan han duplicado sus precio en los últimos meses y el de la gasolina se ha multiplicado por siete desde que el pasado noviembre entrara en vigor el contestado plan para la supresión de los tradicionales subsidios, sin que los salarios hayan subido en la misma proporción. Diversas empresas se han visto obligadas a interrumpir su actividad y numerosas tiendas a cerrar sus puertas en diferentes centros comerciales de la capital, incapaces de hacer frente a la subida de los gastos comunitarios. Igualmente ocurre en muchos edificios, donde los vecinos se niegan a pagar los recibos de la luz y el gas. “Numerosas piscinas quedarán vacías este año debido al alto coste de mantenerlas”, explica una conocida agente inmobiliaria que por cuestiones de seguridad declina ser identificada. buy albion gold Ante la escasez de cifras económicas oficiales, resulta complicado hacer un análisis preciso de la situación del país. Los expertos admiten que la reforma ha logrado aspectos positivos, como un consumo más racional en un pueblo acostumbrado al despilfarro. Fjallraven Kanken Mini

    Los subsidios fueron implantados tras la revolución de 1979, una vez que el inspirador y fundador de la República Islámica, ayatolá Rujolá Jomeini, declaró que las riquezas nacionales pertenecían al pueblo. Aunque otros responsables ya habían advertido años atrás que este sistema subsidiado era insostenible, es cierto que ninguno se atrevió a acometer una transformación tan impopular. basket nike tn soldes buy albion gold Solo Ahmadineyad ha asumido un riesgo que se antojaba necesario. “El problema es que no se dan las condiciones necesarias ni tiene el equipo para ello”, explica un profesor iraní que tampoco desea ser identificado. Las sanciones internacionales, aunque no han desabastecido los mercados, sí han encarecido sus estanterías. oakley holbrook El régimen debe gastar más dinero para mantener el clima de normalidad, y a los empresarios la importación de productos les resulta cada vez más compleja y onerosa. “El dinero no fluye, está estancado. Muchos han parado porque no pueden o porque esperan tiempos mejores”, explica con preocupación un tratante de alfombras en el Gran Bazar de Teherán.

  • NMD
  • Además, la industria petrolera, verdadero sustento del régimen, atraviesa por una difícil coyuntura. Aunque el precio del crudo se ha disparado con la crisis mundial, lo obsoleto de muchas de las infraestructuras petroleras y gasísticas iraníes hace que el proceso de extracción perjudique la rentabilidad, al tiempo que el desarrollo y la financiación de nuevos proyectos afronta obstáculos, explica un alto ejecutivo de una compañía asiática. Las grandes multinacionales del sector han plegado velas debido a la presión estadounidense, y dejado el campo libre para empresas de China, la India y el sudeste asiático. Algunas decisiones adoptadas en los últimos meses parecen sostener este análisis. La inflación, que el Gobierno sitúa en torno al 14 por ciento, ha comenzado a afectar al rial, que el Ejecutivo trata con mucho esfuerzo de mantener parejo al dólar. En estas circunstancias, el Banco Central iraní redujo en un diez por ciento, la semana pasada y sin previo aviso, la tasa de cambio con la divisa norteamericana. adidas hambourg pas cher Nike Seattle Seahawks jerseys Una depreciación que ha acercado su valor al que los iraníes pagan por la compra de dólares, salvavidas de los inversores y ahorradores locales en tiempos de crisis. buy albion silver Analistas económicos han apuntado que con ello el Ejecutivo, intenta, igualmente, equilibrar un supuesto desajuste entre los ingresos y los gastos del Estado. Junto a la ambiciosa reforma económica, Ahmadineyad ha emprendido, de la misma forma, una agenda de cambio político. chaussure tn pour homme nike air max 2017 pas cher Silenciada y reprimida tras los barrotes la oposición laica y reformista, el mandatario se ha enzarzado en un pulso con el Parlamento en busca de ampliar sus prerrogativas y escapar al control de la Cámara. La primera colisión se produjo a causa del citado plan de supresión de los subsidios, que Ahmadineyad ha sustituido por unas ayudas directas y en efectivo a la población que no han servido de momento para compensar el alza de los precios. goedkoop nike air max 2016 albion silver Tras meses de tira y afloja, la Asamblea aprobó el programa, pero sólo una vez que intervino el líder supremo, ayatolá Alí Jameneí, que tiene la última palabra en todos los asuntos de Estado. El Parlamento, liderado por Alí Lariyaní, antiguo jefe nuclear y hombre cercano a Jameneí, también ha puesto pegas a la iniciativa del presidente de fusionar varios ministerios y reducir así el número de carteras. En este terreno, Ahmadineyad ha sufrido una importante derrota: primero, ha sido obligado a renunciar al puesto de ministro interino de Petróleo, que se había auto adjudicado; después, el poderoso Consejo de Guardianes, segundo órgano de poder, ha calificado de ilegal su pretensión de unificar en una otras tres carteras. En este enrarecido ambiente, las alarmas sobre la profundidad de la división que el régimen niega se dispararon el pasado 17 de abril, a causa de la supuesta dimisión del ministro de Inteligencia, Haydar Moslehí, quien al parecer mantiene una conflictiva relación con el jefe de la oficina presidencial y familia del mandatario, Rahim Esfandiar Mashaí. new balance women adidas superstar dziecięce Apenas dos horas después de que su renuncia fuera anunciada por la prensa estatal, el propio Jameneí ordenó que el único clérigo que queda en el Ejecutivo fuera recolocado en su puesto. Durante los siguientes nueve días, Ahmadineyad desapareció de la escena política y de la arena pública, que tanto le gusta cultivar. Evitó presidir dos consejos de ministros y no atendió a una serie de actos oficiales, en una actitud que la prensa local entendió como un boicot. albion gold Según la página web opositora Ayandé, la disputa se resolvió después de que el líder amenazara al presidente, información que ha sido negada por personas próximas al mandatario. Analistas en la región coinciden en apuntar que el incidente ha minado las relaciones entre Ahmadineyad y el guía supremo, quien en 2009 apoyó sin fisuras su reelección pese a las protestas populares y las insistentes denuncias de fraude por parte de la oposición considerada reformista. Julio Jones Alabama Football Jerseys En el centro de la polémica se halla, igualmente, el citado Mashaí, a quien conservadores laicos y religiosos acusan de ser demasiado liberal y nacionalista. cheap albion gold Algunos, incluso, han llegado a insinuar que personas cercanas a él han hechizado al presidente, que necesita ser exorcizado.

  • Canotte Michael Jordan
  • Semanas atrás, la prensa estatal informó de la detención de varios hombres acusados de hechicería. Pese a las críticas, los embates y la pérdida paulatina de popularidad, Ahmadineyad parece firme en su propósito de llevar a cabo la que considera mayor reforma de Irán.

  • ADIDAS ULTRA BOOST 2017
  • “El trabajo es inmenso, el objetivo es cambiar los hábitos, cambiar la forma en la que la población mira a la economía”, aseguró el mandatario durante la rueda de prensa. new balance shoes cheap albion gold “Es un proceso irreversible. Hay enemigos, son pocos pero existe mucha animadversión. Scarpe Nike Store Hace tiempo que se debía haber hecho, pero tenían miedo a las consecuencias. Clayton Kershaw Authentic Jersey Pensaban solo en votos”, agregó Ahmadineyad, que arremetió con dureza contra la gestión de sus predecesores. “Lo que siempre he dicho es que no apruebo las ideas de mis antecesores, y sus críticas no me afectan. asics gold Sigo mi camino, ya que cuento con el voto y la bendición del pueblo. asics gel kinsei uomo No estoy de acuerdo con la forma en la que se ha gestionado la política de este país, y mis políticas suponen un giro de 180 grados”, apostilló. A su vera, mantiene firme el apoyo rural y provincial, además del respaldo de los mandos medios de la Guardia Revolucinaria, bastión ideológico del régimen, que según la prensa opositora se lucran de su programa de privatizaciones, y de grupos Basij. cheap albion silver Nike Air Huarache Dame Enfrente, sectores laicos conservadores, altos mandos del citado cuerpo de elite fundado por Jameneí y los clérigos de mayor jerarquía miran con suspicacia sus ambiciones, que en opinión de algunos amenazan los pilares del sistema teocrático. adidas ultra boost hombre Varios miembros de la casta clerical, temerosos de perder sus prerrogativas, le han advertido públicamente de que no debe sobreestimar su poder. Otros le han recordado el destino del otro presidente laico, Abul Hasan Bani Sadr, a quien en 1980 Jomeini obligó a dimitir. Ladino en los entresijos de la política, Ahmadineyad ha respondido a quienes le piden que se defienda con una frase enigmática: “el silencio genera unidad”. Sabe que en los próximos meses le esperan varias pruebas. Nike Pas Cher En marzo del 2012, el país celebra elecciones al Parlamento, institución a la que ha combatido en los últimos meses, y que es uno de los cimientos en los que se asienta la República Islámica. Una cámara a su favor facilitaría su camino de reformas. Una combativa, como la actual, podría agitar aún más sus dos últimos años de mandato. “La clave está en la apuesta económica. asics uk Si la economía mejora, se allanará el resto de la senda”, concluye un diplomático europeo que tampoco quiere ser identificado.

    El triángulo chií…

    Escasos días después de que los movimientos de protesta populares prendieran en Túnez y Egipto, el régimen iraní se apresuró a brindar su apoyo a unas revueltas similares a las que reprimió con violencia a lo largo de 2009, pero que en este caso definió como una “oleada de despertar islámico” parecida a la algarada que en 1979 derrocó al último Sha de Persia, instauró la República Islámica y trocó substancialmente el devenir de Oriente Medio. Ilusionadas con la perspectiva de que supusieran, asimismo, un menoscabo de la influencia de Estados Unidos y Europa en la región, las autoridades iraníes acuñaron una idea que semanas más tarde repetirían -con otros matices- líderes islamistas raciales suníes como el jeque yemení Anwar al-Awlaki, considerado uno de los herederos del desparecido Osama bin Laden. cheap albion gold

  • Canotte Michael Jordan
  • chaussures nike “Sea cual sea el resultado, nuestros hermanos de Túnez, Egipto, Libia y otros países musulmanes volverán a respirar tras tres décadas de asfixia”. basket adidas zx flux chaussures pas cher nike Detrás de ese afán por dotar a las revueltas de un barniz religioso, la teocracia iraní esconde un temor oculto y un anhelo añejo. albion silver Miedo a que un alzamiento laico y popular árabe -fruto del hartazgo, las desigualdades sociales y económicas y la ausencia de libertades- se instale como modelo y contagie a la joven sociedad persa, aquejada de las mismas lacras y similares esperanzas. ugg boots sale uk Air Jordan 11 Uomo Y la ambición de plasmar, por fin, una de las políticas en las que más dinero y esfuerzo ha invertido -sin aparente éxito- desde que los clérigos se alzaran con el poder: exportar la revolución islámica y construir un triángulo chií en la región, cuyos vértices fueran el propio Irán, el Líbano de Hizbulá con el apoyo de Siria y las comunidades chiíes de la península Arábiga, con Bahrein a la cabeza. new balance black Nike Air Max 1 Un amplio área de influencia para los seguidores de Alí, que controlarían el negocio del petróleo en la región y serviría para arrinconar a sus tres grandes enemigos: Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí. kyrie irving Teherán observa ahora con aprensión las revueltas en Siria, su único aliado árabe en la zona y bastión del ángulo más occidental de ese triángulo imaginario. En 1982, al abrigo de la invasión israelí del sur del Líbano, la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite y vanguardia ideológica del estrenado régimen iraní, completó su desembarco en este último país, envuelto en una cruenta guerra civil. rb3025 aviator large metal 003 3f En apenas tres años, había sido capaz de unificar bajo un mando único a los diversos grupos terroristas chiítas que actuaban en el confuso conflicto fratricida y forjar una organización, bautizada como Hizbulá, que tres décadas más tarde se convertiría en la fuerza más influyente y poderosa del complejo tablero libanés.

  • NIKE AIR MAX THEA
  • El vertiginoso acceso del Partido de Dios puso en jaque la ascendencia de Siria en el Líbano y la joven alianza entre Teherán y Damasco para aislar a Sadam Husein. Nike Air Max 2015 buy albion silver La guerra en 1988 entre Hizbulá y Amal concluyó con la victoria de la milicia pro siria. Desde entonces ambos países han mantenido una relación sólida y estable. cheap albion silver A través de territorio sirio, Teherán proporcionó a Hizbulá armamento y recursos varios para su lucha contra la ilegal ocupación israelí.

  • Adidas Superstar Rosso Donna
  • nike air max pas cher Por la misma vía, Irán logró extender sus tentáculos hacia el conflicto palestino. air jordan future En Damasco vive refugiado, desde hace años, Jaled Mishal, jefe de la oficina política del movimiento Hamas y asiduo visitante de la capital iraní. chaussure adidas La eventual caída del gobierno de la familia Al Asad sería, por tanto, un duro golpe para la política regional de la República Islámica. Debilitaría los lazos con las facciones radicales palestinas y dificultaría la alianza con Hizbulá. albion gold nike air max 1 pas cher Un reciente informe de la ONU acusa a Teherán de armar a las fuerzas represoras sirias. La oposición iraní denuncia, además, que exporta desde los métodos empleados en la represión de la manifestaciones postelectorales de 2009 hasta las políticas de estrategia comunicativa. adidas shoes buy albion gold adidas cloudfoam uomo Frente al apoyo a los alzamientos en Egipto, Túnez y por supuesto, Bahrein, el régimen iraní eligió primero el silencio sobre Siria. ray ban clubmaster glasses Después, calificó las protestas de “problema interno”. De la misma forma, el régimen alawí han intentado, en primer lugar, presentar la revuelta como la acción aislada de grupos terroristas dispersos y más tarde como una conspiración urdida desde el exterior para derrocar el régimen. nike soldes Han apostado por la brutalidad, impuesto la censura y se afanan en borrar cualquier testigo. nike air flight huarache La posición iraní frente a las protestas en Bahrein es diametralmente opuesta. uggs for women cheap albion gold Desde que el pasado febrero decenas de miles de personas -en su mayoría chiíes- tomaran la plaza central de Manama, el régimen de Teherán se ha convertido en el principal azote de la monarquía bahrainí, a la que acusa de perpetrar una matanza con tintes de vendetta sectaria. Air Jordan 4 Retro Irán mantuvo una estrecha relación con este estratégico enclave desde los tiempos de la dinastía aqueménida hasta que en el siglo XVIII, tribus procedentes del corazón de la actual Arabia Saudí con la familia Al Jalifa a la cabeza se hicieron con el control de este pedazo de costa y sometieron a las poblaciones chiíes. adidas shoes nike air max pas cher Asics Onitsuka tiger męskie Más tarde, el colonialismo británico favoreció que esas comunidades quedaran divididas entre Arabia Saudí, Kuwait, y la aparición de un estado independiente llamado Bahrein. New Balance Outlet UK Aún así, Teherán jamás renunció a un territorio que en la segunda mitad del pasado siglo declaró como una de sus provincias históricas. adidas zx flux new balance damskie Fjallraven Kanken No.2 Como en esta ocasión, el triunfo de la revolución de 1979 azuzó las ansias libertarias de la mayoritaria población chií bahreiní, pero también contribuyó a alejarle de la órbita de la República Islámica: al igual que ciertos grupos en Irak y en el propio el Líbano, la mayor parte de los seguidores de Alí en Bahrein se oponen a la teoría de la Velayat-e Fiqh (gobierno de los clérigos) que estableció el ayatolá Rujolá Jomeini. Los alzados no buscan establecer una estado teocrático satélite de Irán. Su revuelta parece una genuina lucha contra la discriminación, en favor de los derechos y mejores condiciones políticas, económicas y sociales. buy albion gold Comprar Nike Air Max Muchos en Teherán son conscientes de ello. nike air max classic bw Pero apuestan con un estatus similar al que vive Irak, donde coexisten con cierta sintonía las diferentes corrientes chiíes, favorables a la teoría de la Velayat-e Faqih, o contrarias, pro iraníes y no pro iraníes. Nike Cortez Canotte Philadelphia 76ers En lontananza, Irán atisba un vecino sin el poder de la familia Al Jalifa y la influencia de Arabia Saudí, que fuerce la salida de la V Flota estadounidense desplegada en el Golfo y deje a la República Islámica -y a los chiíes- el camino expedito para el control de la vía por la que fluye, cada año, una quinta parte del tránsito de crudo del mundo. Igual que un Egipto sin Hosni Mubarak, con el que ahora tratan de forjar una alianza estratégica, les ha permitido cruzar el canal de Suez, navegar frente a las narices de Israel y asistir a la agitada Siria.

    Mubarak cayó ayer, su régimen…

    Sentados en torno a una mesa en un recóndito callejón que en tiempos se conoció como “el de los españoles”, escondido en el corazón de El Cairo y a escasos cien metros de la ahora mítica plaza de Tahrir, tres jóvenes egipcios -Hasan, Tawfik y en ocasiones Omar- solían reunirse casi a diario para cenar “foul” (habas), fumar narguile, beber té, y sobre todo, hablar de política. Con los años, la edad y los ritos que exige el camino hacia la llamada madurez languidecieron una costumbre a la que tuve la suerte de ser invitado. buy albion gold Hasan, Tawfik y Omar se ven poco ahora. Sus obligaciones profesionales y familiares apenas se lo permiten. Air Flight 89 Pero al menos tratan de juntarse en el callejón un par de veces al año. Womens Air More Uptempo La última fue durante la reciente fiesta musulmana del Aid al-Adha, que pone fin al mes islámico de la peregrinación, al calor del que es su rincón, y me enviaron un correo electrónico desde el café internet que ahora ocupa el local de la antigua barbería: “Aquí hay mucha confusión, demasiados partidos y demasiadas incógnitas. Casi nadie se fía de los planes del Ejército”.

  • Adidas Yeezy 350 Boost
  • NIKE KOBE 11
  • Nueve meses después de la caída del presidente Hosni Mubarak, Egipto inicia este fin de semana un largo proceso electoral -que concluirá en marzo de 2012-, cuyo objetivo es crear la comisión que redactará la nueva Constitución nacional, pero que, con toda probabilidad, servirá para vislumbrar si el alzamiento del pasado febrero devendrá finalmente en una revolución genuina o si se revelará como la mascarada de una Junta Militar que, en realidad, habría azuzado las protestas para conservar el “status quo” alcanzado en 1952 a golpe de bayoneta. Medio siglo más tarde, islamistas y militares son aún los principales actores políticos y económicos de Egipto, aunque su privilegiada posición comienza a parecer amenazada por una serie de fuerzas que han emergido con pujanza de las entrañas de Tahrir: jóvenes revolucionarios partidarios de una transformación radical, nostálgicos de un régimen corrupto y dictatorial que se han travestido de demócratas para tratar de sobrevivir, y demócratas con reminiscencias tiránicas que ahora temen que ese sistema que anhelaban sirva para que los islamistas acaparen poder y que prefieren que cuestiones como la propia redacción de la Carta Magna emanen de una oligarquía elegida y bendecida por el Ejército y no de la voluntad del pueblo en las urnas.

  • Mens Nike Air Vapormax
  • Junto a ellos, han aflorado el orgullo de los coptos -que persiguen un mayor peso político-, radicales de todo pelo -islámicos y cristianos-, liberales de tendencias variadas y quintacolumnistas civiles de una casta militar que durante años giró en torno al puño de hierro del dictador que ahora dicen denostar. Todos ellos pululan estos días por las calles de las grandes ciudades y los caminos todavía empolvados de las zonas rurales en busca del voto, escudados bajo una miríada de confusas siglas, partidos dispares y complejas listas electorales que se han transformado el proceso electoral en un galimatías para la mayoría de los egipcios.

  • NIKE FREE RUN Men SHOES
  • Expertos locales y foráneos auguran una moderada victoria de los Hermanos Musulmanes, que, pese a sus divisiones políticas internas, comparten una estrategia común cuyo objetivo primordial es lograr una influencia (efectiva pero discreta) en la asamblea que redactará la futura Constitución. Canotte Los Angeles Lakers Escarmentada por la brutal represión que siguió al derrocamiento de la monarquía, consciente de que se halla ante la mejor de las oportunidades para borrar media centuria de ostracismo y confiada en la firmeza de su estructura, tejida a lo largo de años de clandestinidad, la Hermandad ha optado por seguir manteniendo el perfil bajo. Bien estructurada, y con decenas de años de experiencia en resistencia y acción social -que le han permitido penetrar en todos los estratos, incluido el propio Ejército-, su meta no es la presidencia del país, si no garantizarse el respaldo parlamentario suficiente para decidir sobre grandes cuestiones nacionales como la Justicia o la Educación y dictar las normas morales. albion silver En los últimos meses, la cofradía ha visto salir de su seno tres formaciones políticas: el Partido de la Justicia y la Libertad, considerado el más consistente de todos, el Partido de los Egipcios de hoy (Tayyar al-Masry) y el partido Al Reyada, ambos surgidos de las corrientes más jóvenes. Pero pese a esta división -fruto más de cuestiones políticas que ideológicas- la amenaza para la Hermandad procede de la resurrección de las corrientes radicales salafistas, que durante años boquearon aplastadas por la bota de la dictadura. cheap ugg sac à dos kanken fjallraven pas cher Se intuye que tienen un amplio apoyo en Alejandría y zonas del delta y el sur de Egipto, pero se desconoce el número de votos que pueden arrastrar formaciones tan novatas como An Nour, Al Fadila o Al Asala. La cuestión a dilucidar a partir del domingo será como se repartirán el resto de los escaños y cual es la pretensión verdadera del Ejército. cheap albion gold

  • NIKE ZOOM KD 9
  • En principio, la Junta Militar confía en la llamada “casta parasitaria” para salvaguardar su agenda económica y bélica. La mayor parte de ella la componen grandes comerciantes e industriales que durante las últimas décadas han visto multiplicase sus cuentas bancarias gracias a la tutela que la elite castrense ha ejercido sobre la economía nacional. Adidas Pas Cher Los demás son, sobre todo, feudatarios del antiguo régimen que han sobrevivido a las purgas y logrado tornar la chaqueta con un deje de agradecimiento servil, y engordan las listas independientes. nike air max 1 ultra moire uomo Ni unos ni otros están interesados en una democracia en “strictu sensu”. Nike Heren buy albion gold Existe, en este sentido, una enorme desconfianza y un gran desconcierto sobre los planes que alberga la Junta Militar. cheap albion gold mochilas kanken big En principio mantiene su papel como garante de la estabilidad y la seguridad del país mientras dure el largo proceso de transición, y se esfuerza por no aparecer como un obstáculo en el camino democratizador. Pero en los últimos meses, algunas decisiones y declaraciones contradictorias han despertado las suspicacias sobre sus ambiciones y levantado sospechas sobre el grado de unidad en el seno de las Fuerzas Armadas. Teddy Bridgewater – Louisville Jerseys New Balance 1600 mujer Parece claro que la junta no pone reparos a ceder el mando a un gobierno civil, pero también ha demostrado que no está dispuesta a subordinarse al mismo. Nike Air Max 2017 Heren El pasado uno de noviembre aprobó una norma que impedirá a los futuros parlamentos supervisar el presupuesto del Ejército, y días después se aseguró la posibilidad de introducir miembros de su elección en la comisión que redactará la Carta Magna. Además, el proceso de transición que ha diseñado le permite tutelar el país hasta la elección del nuevo mandatario –prevista para 2013-, ya que el sistema egipcio actual obliga al primer ministro a someterse a los dictados de la presidencia, que ahora ejerce en cierta manera el mariscal Muhamad Husein Tantawi, quien durante dos décadas fue el ministro de Defensa de Mubarak. albion gold Chaussures Nike Pas Cher A rebufo, el resto de fuerzas trata de organizarse y movilizar a su favor a una población diversa, ávida de libertad y con escasas costumbres democráticas. new balance 1300 acquisto nike air huarache hombre Una amalgama de grupos sin apenas estructura ni experiencia, que comparten un fondo de sueños pero cuyos propósitos son tan heterogéneos como la ciudadanía a la que apelan. Por un lado, la revuelta egipcia ha sido etiquetada como “la revolución de los jóvenes”. ugg australia cheap albion silver Una teoría que, con el paso de los meses, ha comenzado a perder vigencia. asics shoes sale uk El alzamiento fue espoleado por los jóvenes porque cerca del cincuenta por ciento de la población egipcia se define en esa franja de edad, pero a medida que la llamada transición avanza, se multiplican las dudas sobre si las protestas se cimentaron sobre la base práctica de las “esperanzas jóvenes”. Washington Redskins Jerseys Y si fue así, qué jóvenes porque Egipto lo componen jóvenes cristianos y musulmanes, moderados y radicales, liberales, anarquista, sindicalistas, demócratas, revolucionarios, izquierdistas, conservadores, nostálgicos, ricos y sobre todo, pobres (…) y no todos comparten ambiciones. buy albion silver goedkope nike air max 2016 schoenen Por otro, la revuelta ha sorprendido a los tradicionales partidos laicos con el paso cambiado, hundidos en sus propias carencias y amarrados el desprestigio acumulado durante las décadas de tiranía militar. Adidas France Ninguno de ellos ha logrado aún hacerse con el ariete del laicismo, ni han hallado una plataforma común que les permita acortar la gran distancia que les separa de los islamistas. cheap uggs En este sentido, todo parece apuntar a que la representación de liberales y laicos en la Asamblea Constituyente será dispersa y atomizada. adidas f50 Maglia Isaiah Thomas Otros elementos invitan al pesimismo a jóvenes como Omar, Hasan o Tawfiq, que se sumaron al alzamiento con entusiasmo y que depositaron en él sus esperanzas. New Balance 998 mujer En los últimos meses, la Junta Militar ha transitado por otras sendas igual de confusas, que ha menudo han desembocado en acciones inconsistentes, e incluso contradictorias. Dexter McCluster Titans Jerseys Al mismo tiempo que ha estimulado una serie de reformas democráticas cosméticas, ha evitado acometer otras más determinantes y acuciantes, como el levantamiento total de la ley de emergencia o el fin de los arrestos arbitrarios. Desde la caída de Mubarak, se ha incrementado la cifra de juicios militares a activistas, defensores de los derechos humanos y blogueros como Mijail Nabil o Alaa abul Fatah, quien aún pena en cárceles castrenses sin juicio acusado de delitos como la incitación al odio sectario. Y la sangre ha comenzado a correr en confusos enfrentamientos, como el que el nueve de octubre causó la muerte de 27 personas en la avenida Maspiro, cuando la Policía dispersó con fuego real a una multitud, en su mayoría de coptos, que protestaban frente al edificio de la Televisión estatal. adidas nmd Nike Air Max Norge Nettbutikk Goedkoop Nike Air Max 2016 “La esperanza está viva”, concluye Hasan con un grito que va más allá de un quimérico optimismo. El espíritu de Tahrir ha despertado la conciencia luchadora de una sociedad largo tiempo adormilada, que ahora cree de nuevo en el poder catártico y lustral de la calle. En las zonas industriales del delta -donde las huelgas de 2008 sembraron la semilla de la revuelta de 2011- prosigue la actividad sindical, las protestas y las movilizaciones en demanda de salarios más dignos y mejores condiciones laborales. Meses atrás, conductores de autobús lograron interrumpir el destartalado servicio público de El Cairo, mientras que grupos de abogados consiguieron frenar una ley que pretendía dejarlos a merced del albur de los jueces. air max 1 pas cher Profesores y otros funcionarios, tanto de la capital como de los deprimidos pueblos del sur y del delta, han llevado a cabo distintas iniciativas de protesta en busca de progresos. air jordan 11 “Los egipcios sabemos ahora cuales son nuestros derechos, y como luchar por ello. new balance 515 Esto no acaba más que empezar. Es una “intifada” (alzamiento), sí. Pero el objetivo sigue siendo la revolución”, concluye Hasan.

    Primavera con peligroso aroma a otoño…

    El pasado 7 de mayo, Egipto volvió a copar la primera página de la prensa internacional con un suceso trágico, pero desgraciadamente corriente en el país del Nilo durante los últimos años. Scarpe Nike Italia Store Al menos una decena de personas perdieron la vida en el populoso barrio cairota de Imbaba cuando grupos de radicales musulmanes atacaron una iglesia copta, donde supuestamente estaba retenida una mujer cristiana que por simple matrimonio -o por amor- iba a convertirse al Islam. penny hardaway fjällräven kånken Mini Relegada a páginas interiores -e incluso obviada por gran parte de la prensa internacional- quedaba, sin embargo, una disputa de similar barniz pero, quizá, de naturaleza más amplia e inquietante: las protestas en la provincia meridional de Qena contra el nombramiento, el 14 de abril, del nuevo gobernador de la provincia, el general copto Emad Mijail. Joe Flacco Ravens Jerseys Diez días después de conocerse la designación, cientos de habitantes de esta empobrecida área del sur de Egipto se echaron a las calles y bloquearon la línea ferroviaria para exigir el cese de un hombre procedente del temido y denostado aparato de Seguridad del antiguo régimen. cheap albion gold La virulencia de la movilización -en la que participaron tanto cristianos como musulmanes- obligó a la Junta Militar que gestiona el país a dejar en suspenso la designación de Mijail y colocar en su lugar, de manera interina durante tres meses, a otro militar, Mayid abd al-Karim, éste de confesión musulmana. La componenda no sirvió, sin embargo, para apaciguar la ira de los habitantes de la población, que ya ha sido escenario en el pasado de violentos y cruentos enfrentamientos sectarios. Air Max 2016 Goedkoop Días después, una delegación de representantes de la comunidades locales explicó al ministro de Interior, su paisano Mansur al-Issawy, las razones de la rebeldía: los dos generales eran percibidos como una reminiscencia del derrocado régimen. Mijail, en particular, ejercía de subcomisario de la oficina central de Seguridad de Giza cuando estallaron las revueltas contra la satrapía de Hosni Mubarak. air jordan uk Aunque su papel en la represión no ha sido demostrado, algunas personas le señalan como uno de los responsables de la violencia en las primeras semanas. cheap albion silver Los líderes locales advirtieron, además, de que si el Ejecutivo persistía en su decisión de mantener en el cargo a ambos militares emprenderían una serie de medidas de presión más duras. Pese a la amenaza, el Gobierno optó por hacer oídos sordos y rechazó el cese de Mijail. air max damskie grafika albion silver fjällräven kånken Laptop 15 Los sucesos en Qena e Imbaba ponen de manifiesto que los problemas estructurales de Egipto como sociedad y nación no sólo perduran, sino que están aún muy lejos de resolverse; y proyectan, asimismo, la turbadora sensación de que la ilusionante “primavera egipcia” podría devenir en un frío otoño con tintes de crudo y dramático invierno, e implicaciones en el resto del mundo árabe. cheap albion gold Más allá del conflicto político o religioso, el problema reside en que la población comienza a sentir que los nuevos rectores del país son de la misma calaña que sus odiados predecesores. nike dynamo buy albion gold Gente que tiene una agenda propia y no escucha ni valora la voluntad del pueblo, explica el escritor y analista egipcio Alaa al-Aswany. asics black Maglie Utah Jazz “El Ejército salió fortalecido de la revuelta. Con todo el crédito de la población. cheap adidas shoes uk nike air max 1 pas cher Pero algunas de sus decisiones políticas, y sobre todo, la lentitud de las reformas y la persistencia de los problemas económicos pueden minar esa confianza. ugg men nike sklep Si la gente vuelve a la calle, ninguno sabemos qué actitud adoptarán esta vez”, explica Hasan M., uno de los jóvenes activistas que durante casi un mes participó y animó la histórica movilización en la plaza de Tahrir. nike air max 2017 heren groen En este aparente juego de desconfianzas, una de las fuentes de mayor recelo es la facilidad con la que algunos grupos apelan a la religión, la manipulan y logran con ello movilizar a la población. Air Jordan 6 Según colegas egipcios que cubrieron “in situ” las protestas de Qena, además de los cristianos, participaron en la misma caciques, Hermanos Musulmanes, grupos Salafies y partidarios de la rediviva organización radical violenta Gamaa al-Islamiya. nike air huarache soldes New Balance Sklep Aunque las críticas públicas eran las ya referidas, en algunas de las mezquitas también se escuchaban consignas como “alza tu cabeza, eres musulmán” o “Salafies y Hermanos Musulmanes son un voz única en contra del gobernador nazareno”. ray ban clubmaster glasses Todos ellos, junto a miembros del desmantelado Partido Nacional Democrático (NPD) y ex miembros de los temidos Servicios Secretos, están cada vez más presentes en la complica transición política egipcia. Ohio State Buckeyes A este respecto, analistas locales coinciden en advertir que estos grupos religiosos se fortalecen día a día, y argumentan que su fuerza procede, en gran medida, de la intrascendencia en la que parecen haberse sumido los movimientos laicos. Mike Trout Baseball Jersey buy albion gold Aunque fueron uno de los factores determinantes en la caída del régimen, no han sido capaces aún de forjar una opción política que mantenga el grado de ilusión y cohesión necesarias para hacer frente a una mejor y más organizada oposición religiosa. albion gold Nike Air Max 2017 Heren grijs La lentitud de las reformas, su tibieza en ocasiones, y la persistencia de la precariedad económica contribuyen, igualmente a esta tendencia. nike air max classic bw soldes Por ello, esos mismos expertos reclaman más apoyo exterior y ayudas efectivas -principlamente en los sectores financiero y comercial- que contribuyan a resucitar la economía, mantegan las esperanzas, favorezcan las expectativas de futuro de los jóvenes y eviten que la compleja transición pueda ser secuestrada por los más intransigentes.

  • Phoenix Suns
  • buy albion silver No se trata de arrinconar a grupo alguno, subrayan, si no de encontrar un equilibrio que permita que todas la opciones tengan voz y libertad. new balance women nike schoenen nederland Johnny Cueto Jersey “Necesitamos un impulso, porque existe un peligro real de que perdamos lo que hemos conseguido. adidas superstar 2 mujer De que la revolución fracase”, apostilla Hasan, musulmán practicante, pero liberal convencido.